Al menos tres miembros de las fuerzas de seguridad paquistaníes murieron hoy y diez personas más resultaron heridas por la explosión de una bomba en la ciudad de Quetta en el oeste de Pakistán, informó a Efe una fuente policial.

El ataque ocurrió en torno a las 17.40, hora local (12.40 GMT), en la carretera de Saryab, donde un artefacto explosivo adherido a una bicicleta estalló al paso de dos vehículos del cuerpo de la guardia de fronteras de Pakistán.

Según la versión policial, tres miembros de las fuerzas de seguridad murieron y cuatro resultaron heridos en el ataque, que también causó heridas a seis civiles.

Quetta es la capital de la provincia suroccidental de Baluchistán, la región más extensa del país pero también la menos poblada y con los peores indicadores de desarrollo pese a contar con muchos recursos naturales, como gas y minerales.

Desde hace décadas varios grupos armados luchan por la independencia de Pakistán o por una mayor autonomía para la provincia, para lo cual recurren a frecuentes atentados contra las autoridades.

En la región, que es fronteriza con Afganistán, buscan refugio además facciones talibanes y otros grupos yihadistas.