Varios obuses disparados desde territorio sirio cayeron anoche en el norte del Líbano, sin causar víctimas, informaron hoy a Efe fuentes policiales.

Los proyectiles impactaron en los alrededores de las localidades de Abudieh y Heker Jennin, en la región septentrional de Akkar, donde se concentra el mayor número de refugiados sirios que ha huido de la violencia en su país.

Medios de comunicación libaneses apuntaron que hubo también un tiroteo entre ambos lados de la frontera, lo que hizo que el ejército del Líbano intensificara sus patrullas.

Ayer, el enviado especial de la ONU y de la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, advirtió en Beirut de que el conflicto sirio podría extenderse a toda la región.

La situación de seguridad en el Líbano se ha deteriorado en los últimos meses, en los que ha habido secuestros, ataques de las fuerzas sirias al otro lado de la frontera y enfrentamientos armados entre detractores y seguidores de Al Asad en las ciudades de Trípoli (norte) y Beirut.