El presidente del Consejo Europeo, Herman Van rompuy, señaló hoy que los Veintisiete quieren progresos rápidos sobre el marco legal necesario para la puesta en marcha del supervisor bancario único para la zona euro, que podría estar operativo a lo largo de 2013.

"Lo urgente ahora es determinar el mecanismo del supervisor bancario único para prevenir los riesgos bancarios y que haya contagios, y por eso el Consejo Europeo ha pedido progresos rápidos, con el objetivo de acordar el marco legal para el primero de enero de 2013", afirmó Van Rompuy al término de la sesión de hoy de la cumbre de los Veintisiete.

Van Rompuy subrayó que una vez que ese marco legal "se haya acordado, el supervisor bancario único podría estar efectivamente operativo a lo largo de 2013".

Los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) se reunieron hoy en Bruselas con el objetivo de limar sus diferencias, principalmente entre Francia y Alemania, sobre la puesta en marcha de ese instrumento al que dieron luz verde en la cumbre de junio pasado, pero cuya implementación y fecha de entrada en vigor efectiva había suscitado divergencias.

En las conclusiones de hoy sobre las vías para completar la unión económica y monetaria (UEM), los Veintisiete -que reanudarán la sesión a partir de las 07.30 GMT de este viernes- señalan que es necesario reforzarla para asegurar el bienestar económico y social, la estabilidad y la prosperidad europeas.

Asimismo señala que el Consejo quiere que "en la reunión de diciembre próximo se presente una hoja de ruta con los tiempos específicos".

La UE quiere que el proceso hacia la profundización de la UEM "sea abierto y transparente hacia los Estados miembros que no usan la moneda única y por respeto a la integridad del mercado único. La hoja de ruta debe de incluir propuestas concretas sobre cómo lograrlos", señala el texto.

Los Veintisiete acordaron avanzar hacia un marco financiero integrado "abierto" a los demás Estados miembros que quieran participar, por lo que las propuestas para conformar el marco legislativo deberán de estar acordadas para el próximo primero de enero.

"Los trabajos para que se implemente tendrán lugar a lo largo de 2013", señalaron los Veintisiete, que subrayaron que tiene que haber "una clara separación entre las políticas monetarias del Banco Central Europeo y sus funciones de supervisión".

También señalaron que tiene que haber un tratamiento equitativo y de representación entre los países de la zona euro y los que no lo sean pero que quieran participar en ese mecanismo de supervisión.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, señaló al término del primer día de reuniones que el Consejo "confirmó los aspectos claves del mecanismo de supervisión bancaria única".

"No nos olvidemos de por qué estamos aquí. Estamos avanzando en nuestra respuesta a la crisis. Ahora necesitamos romper definitivamente el vínculo negativo entre deuda bancaria y deuda soberana. Es urgente", afirmó Barroso.

El jefe del Ejecutivo comunitario, que en septiembre pasado presentó su propuesta sobre ese mecanismo con el que se busca romper el círculo de la dependencia entre la banca y la deuda soberana, aseguró que "a partir de ahora se trabajará para tener preparado el marco legislativo antes de finales de año".

"De esa manera honraremos los acuerdos alcanzados en la cumbre de la zona euro del pasado 29 de junio sobre la recapitalización directa de los bancos. Esta noche confirmamos lo acordado en el Consejo Europeo de junio", afirmó Barroso durante la conferencia de prensa final.

Barroso dijo que esperaba que ahora los ministros de Finanzas "sigan las posiciones de los Jefes de Estado y de Gobierno y trabajen para completar los detalles técnicos tan rápido como sea posible".