Aviones del Ejército de Pakistán realizaron hoy en el noroeste del país una operación aérea contra la insurgencia que fue confirmada a Efe por una fuente oficial y en la que, según un medio local, murieron dos civiles y ocho insurgentes.

El bombardeo tuvo lugar en el área de Zawa de la conflictiva zona tribal de Khyber, unos 250 kilómetros al oeste de la capital, Islamabad, y cerca de la frontera con Afganistán.

Un funcionario de la oficina gubernamental de coordinación para las áreas tribales, situada en la cercana ciudad de Pesháwar, afirmó a Efe que se produjo el bombardeo, pero rehusó confirmar la existencia de víctimas en el ataque.

Fuentes del aparato de seguridad del país asiático citadas por el rotativo local Dawn afirmaron que el ataque realizado contra diversos refugios insurgentes dejó diez muertos y once heridos, entre ellos cuatro civiles.

Khyber es una de las siete áreas tribales de Pakistán, que nunca han estado bajo completo control de la administración central, y han servido durante años como refugio para miembros de Al Qaeda y de facciones de talibanes afganos y paquistaníes.

Desde finales del año pasado, el Ejército paquistaní combate con los integristas armados por el control del triángulo formado por las zonas tribales de Orakzai, Khyber y Kurram, que dan entrada a Afganistán y a bastiones insurgentes situados más al sur.

Los combates entre las fuerzas de seguridad y los grupos islamistas armados han ocasionado este año una marea de refugiados que, según fuentes de grupos humanitarios, ronda el medio millón de personas.