Los líderes europeos llegaron el jueves a un acuerdo para crear un organismo supervisor de los bancos que usan el euro y estará en funcionamiento el año próximo, dijeron diplomáticos alemanes.

El acuerdo alcanzado en una cumbre europea en Bruselas es el resultado de una solución negociada entre las posiciones de Alemania y Francia, que habían estado forcejeando sobre la mejor manera de fortalecer el vapuleado sistema bancario de la región — una de las principales causas de la crisis financiera en el continente. En el caso de Irlanda, los esfuerzos del gobierno para rescatar los bancos le obligaron a solicitar un préstamo de rescate. Muchos temen que España caiga en la misma situación.

Francia ha estado presionando para conseguir que los 6.000 bancos en los 17 países de la zona del euro queden bajo la supervisión de un solo organismo europeo para finales de este año. Los líderes coincidieron en junio en que, una vez que el supervisor estuviese en funciones, las instituciones financieras en problemas podrían usar directamente el fondo europeo de rescates de emergencia. En estos momentos, el dinero para ayudar a los bancos debe pasar por el gobierno del país en cuestión — lo que incrementa las presiones sobre las finanzas estatales.

Pero la canciller alemana, Angela Merkel, cautelosa de usar dinero del contribuyente para fortalecer los bancos de otros países, trató de frenar el plan, insistiendo en que la creación del organismo supervisor debería ser hecha lentamente y que la "calidad debería prevalecer sobre la velocidad".

"Existen muchas complicaciones legales, y yo no estoy volviendo el asunto más difícil de lo que es", le dijo Merkel al parlamento alemán el jueves por la mañana.

Sin embargo, por la noche, los diplomáticos dijeron que se había llegado a un acuerdo. La estructura legal para un supervisor pudiera ser completada este año. El plan sería implementado el año próximo, dijeron los dos funcionarios, que hablaron a condición de preservar el anonimato.

Pero aún quedan puntos por resolver en la cumbre, que dura hasta el viernes.

Merkel promueve una propuesta para que el comisionado de asuntos monetarios de la UE sea el ejecutor de las reglas presupuestarias del bloque, incluso con la prerrogativa de rechazar propuestas de gastos y planes impositivos y devolverlos para que sean modificados, en su caso.

Alemania quiere tener un "zar presupuestario" — una idea que se ha venido manejando durante meses — que ayude a evitar que se repitan los errores del pasado impidiendo que los gobiernos se excedan en los gastos y necesiten costosos rescates financieros. Pero algunas naciones, como Francia, se resistían a ceder el control de sus finanzas a funcionarios no elegidos en una capital extranjera.

"Me asombra que, en cuanto alguien presenta una propuesta progresista, inmediatamente se oyen protestas de que no funcionará", dijo Merkel en el Parlamento antes de la reunión cumbre.

El presidente francés Francois Hollande desestimó la sugerencia como algo que no figura en el programa de la reunión. Pero Hollande respalda otro plan que también haría que algún miembro de la eurozona cediera gran parte de su soberanía.

"La única decisión que debemos tomar es poner en marcha una unión bancaria para fin de año", afirmó. "El primer paso es un supervisor bancario".

Hollande deseaba poner en funciones dicho supervisor bancario porque los líderes han coincidido en que, una vez que haya una supervisión adecuada, las instituciones financieras en dificultades podrán apelar directamente al fondo de rescate europeo. Eso significaría un gran alivio para naciones como España, que enfrentan la perspectiva de acumular enormes deudas para rescatar a sus bancos.

___

Raf Casert, Don Melvin y Robert Wielaard en Bruselas y Geir Moulson en Berlín contribuyeron a este despacho.