La Policía de Tailandia ofrece una recompensa de un millón de bat (32.600 dólares o 24.900 euros) por cualquier información que aclare los asesinatos cometidos durante las protestas antigubernamentales de 2010.

El director general del Departamento de Investigación Oficial (DSI), Tarit Pengdit, citó como posibles responsables al comando paramilitar conocido como los "hombres de negro", acusado de ataques contra el Ejército, según el diario "Bangkok Post".

Un total de 92 personas murieron, en su mayoría manifestantes, y otras 1.800 resultaron heridas durante las protestas contra el anterior Gobierno acontecidas en el centro comercial de Bangkok entre marzo y mayo de 2010.

Hasta el momento, nadie ha sido investigado o procesado judicialmente por los asesinatos provocados en muchas ocasiones por francotiradores.

Tarit se refirió a las muertes durante las manifestaciones del general simpatizante de los manifestantes Khattiya Sawasdipol, el cámara japonés Hiroyuki Muramoto, el fotógrafo italiano Fabio Polenghi, así como la de varios soldados.

El mes pasado, la Comisión de la Verdad para la Reconciliación culpó al Ejército y al frente de los "camisas rojas" de la violencia ocurrida durante las manifestaciones, que fueron dispersadas a la fuerza por los soldados.

La comisión concluyó que los "hombres vestidos de negro", que se mezclaron con los manifestantes y que dispararon contra soldados y policías, recibieron apoyo de los encargados de seguridad del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, la formación de los llamados "camisas rojas".

A estos "hombres de negro" se les atribuye la muerte de ocho militares, entre ellos la del general Romklao Thuwatham con una granada.

Los dirigentes del Frente Unido fracasaron en impedir la violencia, y el Gobierno y el Ejército también, sentencia la investigación.

Las protestas de los "camisas rojas" arrancaron a mediados de marzo de 2010 con la finalidad de presionar al Ejecutivo del entonces primer ministro, Abhisit Vejjajiva, a convocar elecciones anticipadas, con la esperanza de que volviese al poder Thaksin Shinwatra.

El autoexiliado Thaksin había sido destituido como jefe del Gobierno en un golpe de Estado militar incruento en 2006.

El informe de la Comisión de la Verdad para la Reconciliación se ha presentado cuando la hermana menor de Thaksin, Yingluck Shinawatra, gobierna Tailandia tras las elecciones del 3 de julio de 2011.