La imaginación de algunas personas para burlar leyes no conoce límites.

Agentes de tráfico multaron a un español que circulaba con un maniquí en el asiento del copiloto por el carril rápido de una autopista de Madrid que se reserva a vehículos con más de un ocupante, según informó el jueves la Guardia Civil.

El maniquí de plástico, similar al de los grandes almacenes, iba perfectamente caracterizado de mujer, con peluca, gafas de sol y completamente vestido. Incluso llevaba el cinturón de seguridad abrochado.

Una patrulla que controlaba la circulación la semana pasada dio el alto al coche tras observar la extraña inmovilidad que presentaba el ocupante del asiento del copiloto.

Los agentes comprobaron sorprendidos que se trataba de un maniquí y multaron al conductor con 200 euros (262 dólares) por uso indebido del carril, dijo la Guardia Civil en un comunicado.

El conocido como carril Bus-VAO (Vehículo de Alta Ocupación) de Madrid está reservado a la circulación de autobuses urbanos, motocicletas y vehículos en los que viaja más de una persona.