Con motivo de su 50o cumpleaños, James Bond ha estado aprendiendo algunos trucos nuevos, pero el 3D no es uno de ellos.

Los productores de las famosas cintas de espionaje dicen que no están interesados en hacer una película de Bond en tres dimensiones. La próxima "Skyfall" es la primera de Bond desde que "Avatar" hizo del 3D una práctica común y lucrativa para las grandes producciones de cine.

"El 3D es fantástico para el material apropiado, pero no estamos seguros de que lo sea para Bond", dijo la productora de "Skyfall" Barbara Broccoli en una entrevista reciente. "Nuestras películas ya tienen muchos desafíos como para hacerlas en 3D, particularmente al tener mucha acción y muchos cortes rápidos".

Broccoli y su medio hermano Michael G. Wilson han producido las últimas siete películas de Bond, preservando la franquicia como un negocio familiar. "Skyfall", que se estrena la próxima semana en el Reino Unido y llega a principios de noviembre a América Latina y Estados Unidos, le sigue a "Quantum of Solace" de 2008, de un año antes que la épica de James Cameron en 3D.

"Tiene que ir bien con nuestra historia", dijo Broccoli. "A menos que uno pueda hacer algo tan bien como ('Avatar'), probablemente no valga la pena considerarlo".

Wilson dijo que ha habido interés en convertir algunas de las viejas películas de Bond a 3D, lo que considera "más como una novedad".

Para rodar en 3D se requiere de cámaras más grandes, lo que puede resultar difícil, y las rápidas tomas de acción pueden verse raras porque los ojos del espectador no se ajustan lo suficientemente rápido a las imágenes. Pero las películas en 3D, cuyos boletos de entrada suelen ser más caros, también pueden generar mayores ingresos en taquilla.

Broccoli dejó la puerta abierta a nuevos cambios en el futuro. Daniel Craig tiene contrato para protagonizar al menos otras dos películas de Bond, las 24 y 25 de la serie, aunque no se prevé que ninguna de ellas sea en 3D.

"¿Quién sabe?", dijo Broccoli. "Veremos si las cosas cambian en el futuro".