El ministro coordinador de Seguridad de Ecuador, Homero Arellano, pidió hoy apoyo y solidaridad para el proceso de paz en Colombia, una vez que se ha constituido en Noruega una mesa de diálogo entre el Gobierno de ese país y las FARC.

"Los ecuatorianos tenemos que sentirnos esperanzados en que estos momentos de paz lleguen a Colombia, a nuestra vecindad y lleguen a Latinoamérica", señaló el ministro al considerar que la "sociedad internacional" debe unir esfuerzos para que esto se dé.

Arellano dijo a la prensa que hay que "apoyarlo, aplaudirlo (al proceso) y solidarizarse con el pueblo colombiano que ve con esperanza estos procesos de paz".

El funcionario considera que existe "una luz al final del túnel en un tema de tantos años, como ha sido el conflicto colombiano" y dijo que el proceso de paz da "esperanza" a Colombia, Ecuador y a todo el mundo.

El ministro señaló que las Fuerzas Armadas de Ecuador tienen desplegado un 30 % de su contingente en la frontera con Colombia, una zona donde se deben "seguir reforzando controles" porque "una buena parte de estos grupos ilegales (colombianos), que han perdido ideología, también han alimentado la delincuencia común".

Arellano reiteró que el concepto de seguridad de Ecuador es integral y en temas de frontera no se limita a la vigilancia militar sino al desarrollo de la zona.

El ministro apuntó que en materia de desarrollo es "muchísimo" lo que se pierde con la violencia y recordó los avances de Ecuador con Perú, una vez que ambos países pusieron fin a un histórico problema de límites.

Tras años de tensiones diplomáticas, Ecuador y Perú se enfrentaron en un breve conflicto bélico por sus límites territoriales en 1995, pero en los últimos años su relación se ha estrechado y realizan periódicamente encuentros ministeriales y presidenciales.

"No sólo hay que creer en la paz sino que hay que construirla en cada acción, en cada convenio, en cada protocolo", apuntó el ministro a periodistas durante un recorrido por las obras de construcción de un centro de seguridad ciudadana en Quito.