La canciller de Alemania, Angela Merkel, admitió hoy que la creación del supervisor bancario requerirá más que un par de meses y no estará en vigor el 1 de enero, al tiempo que señaló que la recapitalización directa de los bancos solo será posible una vez esté funcionando de hecho ese instrumento.

"La calidad prima sobre la rapidez, aunque sí queremos avanzar con celeridad. Eso significa que el supervisor bancario único no podrá empezar su trabajo práctico a partir del 1 de enero de 2013 en términos prácticos", afirmó Merkel en conferencia de prensa al término del primer día de la cumbre europea.

Los ministros de Finanzas tendrán que finalizar el marco legal para la creación del supervisor bancario hasta el 1 de enero de 2013 y después, a lo largo del próximo año, se desarrollará el mecanismo y se sumarán tareas al Banco Central Europeo (BCE).

La decisión permitirá que el primero de enero próximo el BCE tenga sobre el papel sus nuevas competencias.

En cuanto la recapitalización directa de la banca, Merkel explicó que los líderes han ratificado que ésta solamente podrá realizarse una vez el supervisor bancario esté "funcionando" en la práctica.

Recordó las palabras del presidente del BCE, Mario Draghi, quien explicó recientemente que necesitará un plazo de un año para adaptar sus estructuras y ser capaz de asumir la tarea de supervisar los bancos de la eurozona, lo que ampliaría la fecha hasta 2014.

Merkel insistió en que acometer esa tarea no será una cuestión de "un mes o de dos meses".

"Nuestro objetivo es tener un supervisor bancario que merezca su nombre, porque queremos crear algo mejor de lo que ya tenemos", señaló la canciller.

Agregó que los países "no quieren decepcionar a los mercados al dar calendarios demasiado cortoplacistas. El mensaje importante es que habrá una supervisión bancaria y ésta debe poder funcionar antes de que podamos discutir sobre la recapitalización" directa de la banca.

El primer ministro de Luxemburgo y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, afirmó a su vez que la recapitalización directa no solamente es importante para España, sino para toda la eurozona.

Agregó que al respecto se tomará "una decisión en las próximas semanas", a nivel de los ministros de Finanzas, a quienes corresponderá diseñar los criterios operativos exactos.

Las conclusiones aprobadas hoy por la eurozona recalcan que es "imperativo romper el círculo vicioso entre la banca y la deuda soberana" y reiteraron que la recapitalización directa se hará "una vez esté establecido un supervisor único efectivo".

Fuentes diplomáticas dijeron que corresponderá a los ministros de Finanzas determinar cuándo se habrá llegado exactamente a ese momento.

El presidente de Francia, François Hollande, celebró como un éxito el compromiso para cerrar el "marco legislativo" de la supervisión bancaria única en diciembre.

Sin embargo, reconoció que eso no supondrá que el BCE ejerza ya de forma "efectiva" las tareas de supervisión, pues necesitará "varias semanas o varios meses" para poder asumirlas.

Así, el mecanismo de supervisión única entrará en vigor "a lo largo de 2013", señaló el presidente galo.

En cuanto eso ocurra, recordó, se abrirá la posibilidad de que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) recapitalice bancos en problemas de forma directa, es decir, sin suponer una carga para las cuentas del país de origen.

Preguntado por el caso concreto de España, Hollande señaló que la ayuda a sus bancos se canalizará a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y, por tanto, con cargo a las arcas del Estado, y aseguró que el Ejecutivo de Mariano Rajoy no ha buscado una vía distinta a esa.

"España acordó en junio que los bancos podían obtener apoyo por el procedimiento que existía entonces, es decir el FEEF. (...) No ha habido para nada la voluntad de España esta noche de obtener una recapitalización de los bancos por otro mecanismo", explicó.