Vestidos de cortes atrevidos, faldas cortas, motivos tridimensionales como flores o plumas y el protagonismo indiscutible del encaje, son las propuestas de los diseñadores Manuel Mota y Elie Saab mostradas en Nueva York para la nueva colección de Pronovias, firma española líder en el sector.

"Nuestro compromiso es vestir los sueños de las mujeres de todo el mundo en sus momentos más importantes", explicó hoy a Efe el director de ventas para América de Pronovias, Pere Brugal.

Para lograrlo, la empresa catalana, fundada en 1922, ha adoptado la internacionalización como una estrategia clave ya que, según Brugal, "el mercado de los vestidos de novia es muy estable y la única manera de crecer es la expansión global".

Hace doce años que desembarcaron con sus propuestas en Estados Unidos y, desde hace cinco, cuentan con una exclusiva tienda en Nueva York donde la novia estadounidense puede encontrar "diseños más europeos, españoles, que tienen mucha aceptación, ya que son sinónimo de calidad, de cortes más ajustados, tipo sirena y no tan principescos como los que se solían llevar aquí", según Brugal.

Para la temporada de 2013, la compañía cuenta con las creaciones del español Mota y del libanés Saab, que fueron presentadas hoy y que representan para la firma sus dos "líneas de referencia e innovación", en palabras de Brugal.

"Han utilizado cortes más atrevidos y, sobre todo, ajustados a la figura, con algunas faldas cortas muy innovadoras, con elementos tridimensionales como flores o plumas y usando sobre todo el encaje, ya que este tejido es nuestra tradición y por lo que somos reconocidos internacionalmente", apuntó Brugal.

Así, Mota apostó por faldas hechas a base de pétalos, capas transparentes, bordados, y volúmenes ligeros para resaltar la silueta femenina.

El diseñador español, que lleva colaborando con la empresa veintiún años, presentó asimismo unas atrevidas faldas cortas, estilo "babydoll" y se valió de sofisticadas telas con aplicaciones de guipur, madreperla o lentejuelas, con inspiración cíngara en algunos casos.

Por su parte, Saab, cuyas prendas han sido lucidas por Halle Berry, Christina Aguilera, Beyoncé, Catherine Zeta-Jones o la reina Rania de Jordania, se decantó por un estilo romántico y elegante, a través de faldas largas, lazos, puntillas y bordados con perlas y lentejuelas.

En lo tocante a los colores, empleó los tonos crudo y marfil, mientras que en los tejidos optó por la organza, la seda, el mikado o el encaje.

Todo ello, según Brugal, para "añadir amor a la vida", la principal filosofía de la firma, que la ha llevado a extenderse por más de ochenta países y convertirse así en una referencia mundial en el sector.