Los cancilleres de Guatemala, Harold Caballeros, y de Belice, Wilfred Elrington, se reunirán el próximo lunes en la capital guatemalteca con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, informaron hoy fuentes oficiales.

Una portavoz del Ministerio guatemalteco de Relaciones Exteriores, en escuetas declaraciones a Efe, dijo que "la reunión está confirmada" y que en la misma se "analizará al situación del referendo" que ambos países celebrarán el 6 de octubre del próximo año.

En ese referendo los Gobiernos guatemalteco y beliceño someterán a consulta popular de los ciudadanos la decisión política, asumida un año atrás, de llevar el diferendo territorial que las dos naciones mantienen desde hace más de un siglo a la Corte Internacional de Justicia.

El encuentro, de un solo día, y que según la fuente se celebrará en la sede la Cancillería guatemalteca, también fue confirmado por Hugo de Zela, jefe de Gabinete de Insulza.

"Se han finalizado las coordinaciones con las autoridades de Belice y Guatemala para llevar a cabo una reunión de los Cancilleres de los dos países, con la presencia del máximo representante de la OEA", dijo De Zela en un comunicado.

Por motivos no explicados por ninguno de los dos Gobiernos, una reunión entre el presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, y el primer ministro beliceño, Dean Barrow, en la que también se anunció la presencia de Insulza, ha sido cancelada en dos ocasiones.

El encuentro entre los gobernantes, que inicialmente se había anunciado para el 6 de octubre, y luego para mañana día 19, se iba a realizar en la llamada "zona de adyacencia", la frontera no definida entre ambos países en donde la OEA tiene instalada una oficina para promover el cumplimiento de unos "acuerdos de confianza" suscritos en 2001 entre ambos Gobiernos.

Se prevé que en la reunión entre los cancilleres Caballeros y Elrington, junto a Insulza, también se conozcan los informes diplomáticos solicitados por Guatemala a Belice sobre tres incidentes ocurridos en la "zona de ayacencia" en lo que va de este año, en los cuales campesinos guatemaltecos han denunciado agresiones de miembros del Ejército de la antigua colonia británica.