El primer ministro libanés, Nayib Mikati, condenó hoy "las violaciones sirias" en la frontera, en alusión a los bombardeos, secuestros y otros sucesos que se han vuelto frecuentes en el límite entre ambos países.

"Condenamos esas violaciones y hemos informado a las autoridades de Damasco de lo que sucede en la frontera", dijo Mikati en una rueda de prensa en Beirut.

Mikati señaló que el ejército libanés trabaja en coordinación con el sirio para resolver estos problemas, que en los últimos meses han amenazado con extender la crisis siria al Líbano.

"Queremos alejar del Líbano el conflicto sirio y no deseamos problemas", subrayó en este sentido.

Anoche, tres obuses disparados desde territorio sirio impactaron en áreas fronterizas del norte del Líbano, sin causar víctimas.

Este tipo de incidentes, que en ocasiones han causado muertos, son habituales desde que comenzó la revuelta contra el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, en marzo del 2011.

La situación de seguridad en el Líbano se ha deteriorado en los últimos meses, en los que ha habido secuestros, ataques de las fuerzas sirias al otro lado de la frontera y enfrentamientos armados entre detractores y seguidores de Al Asad en las ciudades de Trípoli (norte) y Beirut.

Siria acusa a "grupos terroristas" de organizar desde este país ataques contra sus tropas y de enviar armas a los insurgentes.

La caída de proyectiles sirios en otros países también ha afectado a Turquía, lo que ha desencadenado una crisis entre ambos estados y ha llevado a Ankara a responder con disparos ante cualquier agresión.