La Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) pidió nuevamente a una jueza federal que no interfiera en la labor que está haciendo el comisionado Roger Goodell para sancionar a cuatro jugadores que, según su investigación, participaron en el fondo de incentivos ilegales que tenían establecido los Saints de Nueva Orleans.

La petición de la NFL llega porque la jueza federal de distrito, Ginger Berrigan, está considerando la solicitud de los jugadores para que revierta las suspensiones del apoyador de los Saints, Jonathan Vilma; el ala defensiva del mismo equipo, Will Smith; el liniero defensivo agente libre, Anthony Hargrove; y el apoyador de los Browns de Cleveland, Scott Fujita.

Pero ante esta situación, la NFL indica que su convenio colectivo de trabajo le da a Goodell la facultad para aplicar los castigos en relación a una conducta perjudicial para el deporte del fútbol americano, "a su criterio".

Los jugadores pretenden que Berrigan nombre a un "mediador neutral" para que se encargue de cualquier posible sanción en la materia.

Pero la NFL afirma que esa petición de los jugadores "va en contra del contrato colectivo de trabajo (y de la ley)" porque ambas partes acordaron "confiar en el criterio personal (del comisionado)", dicen los documentos que presentó la liga.

Hasta ahora la liga no ha podido sancionar a los jugadores que, de acuerdo con su investigación, participaron en un plan de incentivos económicos para los jugadores que lesionaron a determinados rivales y tuviesen que abandonar el campo.