La Fiscalía y la Policía colombianas se disculparon hoy con el exdiputado Sigifredo López, siete años cautivo de las FARC, quien tras ser liberado en 2009 fue detenido en mayo pasado al ser acusado de su propio secuestro y el de once de sus compañeros, muertos en cautiverio.

López, tras recibir este jueves las disculpas públicas en un acto de desagravio en la sede de la Fiscalía General en Bogotá, respondió que perdona a sus captores y a quienes le afectaron hasta el 14 de agosto, cuando fue dejado en libertad.

López fue detenido el 16 de mayo bajo los cargos de rebelión, perfidia, toma de rehenes y homicidio por su supuesta responsabilidad en el secuestro en 2002 de los diputados de la Asamblea del Valle del Cauca (suroeste) que murieron a manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El político fue secuestrado junto a sus compañeros, pero fue el único del grupo que no murió en cautiverio.

El exdiputado fue liberado por las FARC en 2009 y entonces relató que había sobrevivido a la matanza porque en ese momento los guerrilleros lo habían trasladado a otro lugar y estaba separado de sus compañeros.

Pero tres años después, en mayo pasado, fue detenido por orden de la Fiscalía.

"Recibo la disculpa pública como un acto de respeto a la dignidad", dijo López.

Añadió que ese perdón se constituye en "fortuna y esperanza de que hay funcionarios dispuestos a cumplir la Constitución y la Ley", y expresó, además, que conserva la esperanza "en que los colombianos confíen en la Fiscalía y en la Justicia" de su país.

El director de la Dirección de Investigación Criminal (Dijin), de la Policía, el general Carlos Ramiro Mena, pidió disculpas a nombre de esa institución.

Mena argumentó que la Dijin contribuyó en la investigación contra López, pero explicó que la institución entregó "informes orientativos" y "no prueba judicial" a las autoridades correspondientes.

Y enseguida pidió las disculpas públicas "por las consecuencias que tuvieron en ese caso esos dictámenes orientativos".

El fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, "en nombre y representación del Estado", también pidió público "perdón por la victimización a la que fue sometido Sigifredo López", y extendió la disculpa a su esposa, sus hijos y a la madre del exdiputado.

Montealegre, además, anunció en el mismo acto que se investigarán "todos los hechos que llevaron a la privación de la libertad de López" y advirtió que "se procederá al juzgamiento de cualquier persona" que haya contribuido a afectar al exrehén de las FARC.

"La Fiscalía investigará todo el material probatorio, en especial las pruebas testimoniales", señaló Montealegre, y subrayó que buscará que haya en adelante garantías" de no repetición.

"El país debe vivir un momento de perdón colectivo. Esa es la forma de terminar con los traumas del conflicto para seguir adelante. El perdón es un don pero también una obligación", dijo Montealegre.

Agregó que López y las familias de los diputados asesinados fueron "revictimizados" con la investigación por su supuesta participación en el secuestro de los diputados del Valle.

"Buscamos que este perdón sea un ejemplo para la sociedad y que active la memoria para que estos hechos no se repitan", subrayó el fiscal general.