El programa "Amigo de Valor", por medio del cual los contribuyentes destinan directamente un porcentaje de sus impuestos a iniciativas sociales, beneficia a miles de niños brasileños en situación vulnerable, dijeron hoy promotores del proyecto.

Cerca de 4.500 niños y jóvenes brasileños en riesgo de exclusión social son beneficiados anualmente por las 48 iniciativas de "Amigo de Valor", según el banco promotor.

Este programa coloca una política pública en práctica y facilita que personas y empresas ejerciten el llamado "civismo tributario", que consiste en poder escoger dónde debe ser invertido parte del impuesto que tienen que pagar", explicó a Efe Viviane de Paula, superintendente de Recursos Humanos del banco Santander Brasil.

Mediante este sistema las empresas pueden destinar el uno por ciento de su impuesto de renta a las iniciativas seleccionadas, mientras que las personas pueden aportar hasta el seis por ciento de su obligación tributaria.

Uno de los proyectos apoyados en Sao Paulo es el "Viver e conviver" (vivir y convivir) de la institución Riversul, que brinda asistencia a jóvenes y niños víctimas de violencia sexual.

"Con las ayudas conseguimos atender a 172 niños, ofrecer apoyo a sus familias y crear un coral totalmente financiado por el programa", indicó Simone Valeria da Cruz, coordinadora de la iniciativa.

Desde 2002, cuando comenzó el programa, fueron destinados 52 millones de reales (unos 26 millones de dólares) a los 383 proyectos que han beneficiado cerca de 39.000 niños y adolescentes, según datos de la entidad bancaria.

La próxima etapa de recaudación se hará entre el 22 de octubre y el 11 de noviembre, y sus responsables esperan conseguir una contribución de nueve millones de reales (unos 4,5 millones de dólares).