España recaudó el jueves 4.600 millones de euros (6.000 millones de dólares) por venta de bonos con un rendimiento mucho menor al de anteriores subastas en medio de crecientes expectativas de que el país pronto pedirá ayuda internacional para lidiar con sus finanzas.

La Tesorería vendió 1.510 millones de euros (1.978 millones de dólares) en bonos a 10 años con un rendimiento promedio de 5,46%, por debajo del 5,66% de la subasta del 20 de septiembre. También vendió 1.460 millones de euros (1.912 millones de dólares) en bonos a cinco años con una tasa de interés del 3,98%, una baja respecto al 4,60% de la sesión anterior, y 1.640 millones de euros (2.148 millones de dólares) en bonos a tres años a 3,23%, que también fue menor al rendimiento de 3,68% que se pagó anteriormente.

La demanda superó en más del doble a la oferta.

España indicó que en breve decidirá si aprovecha un programa de compra de bonos del Banco Central Europeo diseñado para mantener acotados los costos del financiamiento internacional.