El Parlamento de Kosovo adoptó hoy una resolución que le concede al Gobierno kosovar el derecho de entablar conversaciones con Serbia sobre la normalización de sus relaciones.

El texto aprobado hoy era una exigencia de la Unión Europea (UE) y de Estados Unidos, que urgen a las dos partes a negociar para resolver asuntos prácticos para sus ciudadanos.

Se espera que este diálogo a máximo nivel político comience este mismo año aunque no están previstos resultados concretos ni un reconocimiento explícito de Kosovo por parte de Serbia.

La mayoría albano-kosovar declaró en febrero de 2008, una década después de la guerra de Kosovo, su independencia de Serbia, que sigue considerando ese territorio como su provincia.

Desde entonces Pristina y Belgrado no han mantenido contactos directos, pero han ocurrido muchos incidentes interétnicos, sobre todo en la parte norte de Kosovo, habitada por una mayoría serbia.

La declaración aprobada recibió 68 votos a favor, tres en contra y cuatro abstenciones, mientras que un partido abandonó la sala.

En su resolución, el Parlamento apoya la "normalización de las relaciones entre los dos estados independientes y soberanos de Kosovo y Serbia, para resolver los problemas entre los dos estados".

De esta forma "se podrá mejorar las vidas de sus ciudadanos y se podrá avanzar hacia la agenda europea", agrega.

El primer ministro kosovar y exlíder guerrillero, Hashim Thaçi, manifestó que "bajo ninguna circunstancia" se hablará sobre el estatus de Kosovo o sobre una autonomía de la parte norte del país.

Serbia tiene previsto adoptar una resolución similar en los próximos días.