El magnate de Las Vegas y promotor del proyecto "Eurovegas", Sheldon Adelson, fue uno de los mayores donantes de la Convención Republicana de Tampa este verano con una aportación de 5 millones de dólares, según datos de la Comisión Federal Electoral estadounidense revelados hoy.

Adelson fue el mayor contribuyente de entre las grandes fortunas individuales que respaldan a los republicanos. Un grupo exclusivo que incluye a David Koch o Paul Singer, que donaron a la convención de Tampa (Florida) un millón de dólares cada uno.

El presidente de Las Vegas Sands ha donado ya más de 30 millones de dólares al Partido Republicano en este ciclo electoral.

El comité organizador de la Convención Republicana recaudó 55,8 millones de dólares para el evento, aunque finalmente se gastaron solo 52,4 millones.

Decenas de millones de dólares vinieron de empresas como Bank of America, Google, Metlife o Microsoft, en una convención que al contrario que la demócrata no ha tenido problemas de liquidez.

Por el contrario, la Convención Demócrata de Charlotte (Carolina del Norte), cuyos organizadores dijeron que no se servirían de dinero proveniente de grupos de interés o grandes corporaciones, han tenido que finalmente recurrir a préstamos para hacer frente a unas necesidades de unos 12,5 millones de dólares.

El Comité Nacional Demócrata (DNC) aseguró que el encuentro del partido sería el primero en estar financiado por pequeñas donaciones de la gente y se autoimpuso límites al montante de las contribuciones.

Finalmente, la realidad ha dejado obsoleto ese argumento, ya que la organización solo obtuvo 24 millones de dólares, por debajo de los 36,6 millones que se puso como meta.

Para compensar la falta de liquidez el DNC tuvo que finalmente recurrir a una gran corporación, Duke Energy, que habilitó una línea de crédito por 10 millones, de la que se utilizaron 7,9 millones.

Asimismo, se creó el fondo New American City, en el que participaron Bank of America (con 5 millones de dólares), Duke Energy (4,1 millones), Dreamworks (2 millones) o Time Warner (600.000 dólares), entre otros.