La Bolsa de Seúl cerró hoy con una ligera subida en una sesión marcada, según analistas locales, por la tendencia conservadora de los inversores a la espera de nuevas decisiones en la UE para solucionar la crisis de deuda de la región.

El índice referencial Kospi subió 3,97 puntos, el 0,2 por ciento, hasta 1.959,12 unidades, en una sesión en la que se movieron 3.820 millones de dólares, mientras el tecnológico Kosdaq, por el contrario, perdió 14,06 puntos, el 2,66 por ciento, hasta los 514,16 enteros.

Los inversores protagonizaron una jornada de relativamente baja actividad a la espera de los resultados de la cumbre de la UE que tendrá lugar entre hoy y mañana y en la que podrían tomarse decisiones que condicionen el futuro del problema de deuda que afecta a varios países del bloque, según expertos surcoreanos.

Por lo demás, los analistas destacaron que los datos optimistas publicados los pasados días en EEUU y que sugieren una recuperación del consumo y el empleo en la primera economía mundial siguieron ejerciendo una leve influencia positiva en el Kospi.

En el sector de la tecnología, el gigante Samsung Electronics, valor de referencia del mercado bursátil local, sumó un 0,07 por ciento al cierre de la sesión, mientras su competidor LG Electronics logró, por su parte, un avance del 2,7 por ciento.

El aumento de los precios internacionales del petróleo impulsó los valores de las refinerías como en los casos de SK Innovation, líder del sector, que se apuntó un 2,83 por ciento, y de S-Oil, que subió un 2,49 por ciento.

Las principales empresas constructoras del país también aprovecharon la jornada alcista y Hyundai Engineering & Construction se revalorizó un 2,61 por ciento.

La moneda local ganó 1,2 unidades frente al dólar, que se intercambiaba en 1.104,3 wones al cierre de la sesión.