El estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil anunció hoy una línea de crédito por 1.200 millones de reales (unos 600 millones de dólares) para la reforma del aeropuerto internacional de Sao Paulo, el de mayor movimiento en el país.

El aeropuerto, privatizado en febrero pasado, será el primero en recibir recursos públicos para su modernización en las tres terminales aéreas, que pasarán por modificaciones estructurales para aumentar su capacidad de transporte de pasajeros y carga.

El aeropuerto de Cumbica, ubicado en el municipio de Guarulhos y que opera para la mayor ciudad brasileña, tendrá también una ampliación del patio de aeronaves, pistas y estacionamiento de automóviles, además de un nuevo helipuerto, según informaciones de la estatal Agencia Brasil.

El aeropuerto fue entregado en concesión, para un primer período entre 2014 y 2022, al consorcio formado por Invepar, la administradora aeroportuaria Infraero y la sudafricana Airports Company South Africa.

En marzo, mediante un proceso de licitación, fueron privatizados también los aeropuertos de la capital Brasilia y de Campinas, en el estado de Sao Paulo y principal terminal de cargas del país.