EE.UU. anunció hoy que ofrecerá 12 millones de dólares por información que lleve a la captura de dos líderes de Al Qaeda que operan desde Irán y que, según Washington, apoyan a extremistas en Siria y envían reclutas a Irak y Afganistán.

El Departamento de Estado de EE.UU. autorizó una recompensa de hasta 7 millones de dólares por pistas sobre el paradero de Muhsin al Fadhli, un alto operativo y responsable de finanzas de la red, y otros 5 millones por su "número dos", Adel Radi Saqr Al Wahabi Al Harbi.

"Ambos son buscados por las autoridades saudíes por sus actividades terroristas, y Al Fadhli es requerido por las autoridades de Kuwait por cargos relacionados con el terrorismo", indicó el Departamento de Estado en un comunicado.

Al Fadhli fue uno de los pocos líderes de Al Qaeda que recibió información por adelantado del plan de atentar contra Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, según el comunicado, y reunió fondos para financiar el ataque de 2002 contra el barco francés MV Limburg en la costa yemení, que se saldó con una muerte y cuatro heridos.

"Elementos de Al Qaeda en Irán, liderados por Al Fadhli, están trabajando para transportar guerreros y dinero a través de Turquía para apoyar a elementos afiliados a Al Qaeda en Siria", asegura el comunicado.

Por su parte, Al Harbi "facilita el viaje de extremistas a Afganistán e Irak a través de Irán de parte de Al Qaeda y es sospechoso de haber buscado fondos para apoyar ataques" de esa red terrorista.

La oferta de recompensa coincidió con la inclusión de Al Harbi en la lista negra de individuos terroristas del Departamento del Tesoro, que congela cualquier propiedad que pueda tener en Estados Unidos.

Al Fadhli forma parte de esa misma lista de sanciones desde febrero de 2005. EFE