Más del 80% de las personas que viven en una zona de conflicto en la región sur del Sudán sólo comen una vez al día, cuando hace un año esa proporción era de 10%, denunció el jueves un grupo de apoyo en base a datos procedentes de una región donde no tiene permitido operar.

El llamado Enough Project advirtió que la hambruna crece a niveles alarmantes en el estado sudanés de Kordofán del Sur. Un estudio efectuado por un grupo de asistencia indica que las niñas son las que más padecen. Las niñas de la región han llegado a un nivel "crítico" de desnutrición, la clasificación más grave en la escala de la Organización Mundial de la Salud. Los niños varones están por debajo de ese nivel, en "grave".

La investigación fue realizada por un grupo de ayuda que Enough Project no quiso identificar. Sudán prohíbe a los grupos de asistencia operar en Kordofán del Sur, donde rebeldes combaten contra las fuerzas del gobierno. Los trabajadores de asistencia deben filtrarse en la región cruzando la frontera desde Sudán del Sur.

Miles de familias que huyen del hambre y la violencia en las montañas Nuba han emigrado a Sudán del Sur el último año.

Expertos en salud en la Escuela de Salud Pública Bloomberg, de John Hopkins, consideraron verosímiles la investigación y metodología del grupo de asistencia, dijo Enough Project. Calificó la investigación de significativa porque es la primera evaluación internacional, en el terreno, sobre la situación alimentaria en Kordofán del Sur desde junio del 2011, cuando Sudán prohibió a los grupos de asistencia operar en ese estado.

John Prendergast, cofundador del Enough Project, dijo que la situación en Kordofán del Sur es similar a las condiciones que prevalecían antes de desatarse la hambruna en Somalia el año pasado.

"Si la comunidad internacional no responde a esas primeras advertencias en Kordofán del Sur, la situación podría tener consecuencias devastadoras para cientos de miles de personas", afirmó Prendergast.