Al menos 28.000 sirios han desaparecido de forma forzosa en el año y medio que dura el conflicto en su país por la acción de los leales al régimen de Bachar al Asad, denunció hoy la ONG internacional Avaaz, que cita datos de organizaciones humanitarias locales.

En un comunicado, Avaaz destaca que mientras que la Red Siria de Derechos Humanos calcula que hay 28.000 desaparecidos, de los que 18.000 han sido identificados, el grupo "Sawasya" cree que la cifra asciende a 80.000.

En declaraciones a Efe, el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdurrahman, señaló que hay decenas de miles de personas desaparecidas, pero que su número exacto es difícil de cuantificar por las condiciones sobre el terreno.

Avaaz subraya en su nota tres casos recientes: el de una mujer y un activista capturados en septiembre pasado por los fieles al régimen en la provincia de Homs (centro) y el de un granjero detenido en un puesto de control en agosto cuando iba a comprar carburantes.

"Los sirios son sacados de las calles por las fuerzas de seguridad y los paramilitares, y desaparecen en celdas de tortura, tanto si son mujeres comprando verdura como si se trata campesinos que van a comprar gasolina", lamentó la directora de campaña de Avaaz, Alice Jay.

En su opinión, las desapariciones forzosas son "una estrategia deliberada para aterrorizar a las familias y sus comunidades, ya que el pánico de no saber si tu marido o hijo sigue vivo alimenta el temor que silencia a quienes discrepan".

En el texto se citan los testimonios de varios amigos y familiares de desaparecidos como el de Fayzeh al Masri, madre de Ahmad Gasan Ibrahim, de 26 años y originario de Qalat al Hosn, en la periferia de Homs (centro).

"El 27 de febrero de 2012, mi hijo conducía su automóvil de Qalat al Hosn hasta la ciudad de Tal Kalaj. Fue entonces cuando perdimos el contacto con él, hasta que él llamó a su tía a las 22.30 hora local (19.30 hora GMT) desde un número que no era el suyo", recordó Fayzeh.

Su hijo les dijo que iba de camino a la ciudad de Homs y que no intentaran llamarlo: "Pero nosotros seguimos intentándolo sin suerte. Más tarde averiguamos que el número desde el que Ahmad nos telefoneó pertenece a la seguridad militar de Homs", apuntó.

Fayzeh señaló que no volvieron a saber de él hasta hace un mes cuando alguien les dijo que su hijo fue asesinado por un francotirador del régimen y enterrado en Al Rastan, en Homs.

"Pero no hemos podido confirmarlo. Hemos estado muy preocupados durante seis meses -subrayó Fayzeh-. Estamos seguros de que él no nos abandonó ni a nosotros ni a su esposa, que está embarazada de gemelos. Solo queremos saber su destino".

Según datos de Naciones Unidas, el conflicto que vive en Siria desde marzo de 2011 ha causado ya unas 25.000 muertes, mientras que 2,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y más de 250.000 se han refugiado en los países vecinos.