El expresidente de EE.UU. Bill Clinton y el cantante Bruce Springsteen compartieron hoy escenario en Ohio en un acto de campaña a favor del actual mandatario y aspirante demócrata a la reelección, Barack Obama, en el que destacaron sus logros frente a las propuestas del candidato republicano, Mitt Romney.

"La decisión es bien sencilla: los republicanos quieren devolvernos a la políticas que causaron la crisis en primer lugar", afirmó Clinton en Parma, Ohio, uno de los estados clave para decidir la victoria en las elecciones presidenciales del próximo 6 de noviembre.

"Cuando en Ohio la economía estaba amenazada, Obama salió a defender Ohio. Ahora ustedes tienen que salir a defender a Obama", señaló el expresidente al referirse al multimillonario rescate con fondos federales de la industria automotriz, sector que genera decenas de miles de empleos en el estado.

No es la primera vez que el exmandatario, esposo de la actual secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, juega un activo papel en esta campaña. En la Convención Demócrata de septiembre pasado, en Carolina del Norte, pronunció un destacado discurso y, desde entonces, ha participado en numerosos actos electorales con Obama.

Tras su intervención, Clinton presentó a la estrella del rock Bruce Springsteen, a quien consideró "un hombre que representa los verdaderos valores" estadounidenses.

El músico ironizó sobre la responsabilidad que acarreaba hablar después de Bill Clinton y aseguró que era "como cantar después de Elvis Presley".

Springsteen quien también hizo campaña por Obama en 2008, anunció recientemente su respaldo por el actual presidente.

"Durante 30 años he escrito sobre la diferencia entre el sueño americano y la realidad americana. El voto es la principal forma en la que podemos afectar a esta diferencia, a esta ecuación", dijo el autor de la conocida "Born in the USA".

Springsteen expresó su agradecimiento a Obama por "la reforma sanitaria, por regular Wall Street y porque GM siga haciendo autos", y criticó a los republicanos, empeñados en "dividir" el país.