Un total de 287 maestros cubanos abandonaron la isla a lo largo de este año según datos del Ministerio de Educación, que culpa de este fenómeno a la política de "robo de cerebros" derivada del bloqueo económico de Estados Unidos.

El portavoz del Ministerio de Educación (Mined), Lisardo García Ramy, explicó hoy en rueda de prensa que esos maestros representan una pérdida económica para Cuba de 11,9 millones de dólares porque el costo de la preparación de un licenciado en educación se estima en cerca de 41.000 dólares.

El funcionario señaló que ese perjuicio se produjo "por razones de migración, a la cual todo ciudadano tiene derecho, pero que es estimulada por la política migratoria de los EE.UU. hacia Cuba".

Respecto a la puesta en vigor de la nueva ley migratoria cubana el 14 de enero de 2013, dijo que no tiene aún información precisa sobre las regulaciones que regirán para el caso de los docentes.

No obstante, consideró que "al igual que en otros campos de la vida profesional, habrá algunas limitaciones, porque todos los países protegen sus profesionales durante un periodo de tiempo".

Con la nueva legislación migratoria anunciada el pasado martes, los cubanos podrán viajar al extranjero con su pasaporte en regla y el visado que les exija el país de destino.

Pero establece restricciones para médicos, científicos, docentes o deportistas de alto rendimiento, que sí necesitarán de un permiso especial para salir del país.

García indicó que en la educación como en otras áreas "se va a producir la salida de personal porque la ley lo permite. Sin embargo, no pienso que sea en una cantidad sensible para el sistema, que lo limite, porque cada día están estudiando más muchachos para ser maestros".

"A la larga debemos resolver las limitaciones de maestros que tenemos hoy día y en un periodo relativamente breve debemos tener cubiertas la mayoría de nuestras necesidades de personal", añadió.

El portavoz del Mined se refirió al impacto del bloqueo de EE.UU. en la educación cubana, que afecta, según dijo, a los costos de los fletes para importar insumos y obstaculiza el intercambio entre docentes e instituciones pedagógicas de los dos países.

También denunció interferencias en las transferencias bancarias de los ingresos y gastos en la colaboración internacional, y obstáculos para el otorgamiento de visas a estudiantes y profesores para participar en las olimpiadas juveniles recién efectuadas en Costa Rica y otros eventos.

Cuba presentará, a un nuevo debate en la Asamblea General de la ONU el próximo 13 de noviembre, el informe sobre el bloqueo económico, comercial y financiero de EE.UU., impuesto a Cuba desde 1962.

El Gobierno de la isla calcula que el daño económico que le ha supuesto este embargo desde su entrada en vigor hasta diciembre de 2011, asciende a más de 108.000 millones de dólares a precios corrientes, cifra que supera el billón de dólares si se considera la depreciación del dólar frente al oro en el mercado internacional.