El emergente Matt Carpenter jugó con el bate clave para brillar en una jornada que deja lesionado al jardinero puertorriqueño Carlos Beltrán, y a los Cardenales de San Luis con la ventaja en la serie final por el banderín de la Liga Nacional.

En el otro duelo de la jornada del béisbol profesional de las mayores, los Tigres de Detroit y los Yanquis de Nueva York no pudieron enfrentarse en el cuarto duelo de la serie por la Liga Americana debido a que la lluvia impidió las acciones.

En un juego que también se retrasó tres horas y dos minutos por la lluvia, los Cardenales derrotaron 3-1 a los Gigantes de San Francisco para tomar ventaja de 2-1 en la serie por el título del "Viejo Circuito".

Carpenter, que jugó como guardabosques y primera base, fue clave en el triunfo de los Cardenales al pegar de cuatro esquinas en sustitución de Beltrán, que tuvo que abandonar el diamante en el segundo episodio.

El jardinero dejó las condiciones para que en el cuarto juego de la serie, los Cardenales salgan con ventaja y tratando de aprovechar que jugarán en su campo del "Busch Stadium".

"Mi responsabilidad es estar preparado para salir al diamante y pegarle a la pelota y eso fue lo que sucedió cuando conectó el jonrón", declaró Carpenter. "Debo estar enfocado en mi trabajo y así lo hice".

Para el duelo del jueves, los Cardenales subirán al montículo a su abridor Adam Wainwright, quien enfrentará a Tim Lincecum, que irá al montículo por los visitantes Gigantes.

El manejador de los Gigantes, Bruce Bochy, se mostró confiado que Lincecum realice una gran labor sobre el montículo porque está siempre preparado para lanzar buena pelota.

La buena noticia del partido para los Gigantes fue ver el segunda base venezolano Marco Scutaro conectó dos imparables y jugó limpio, dos días después de que el jardinero Matt Holliday se estrelló contra él al deslizarse en la intermedia para romper una doble matanza.

Bochy había dicho que no habría represalias y el tercer juego estuvo libre de colisiones y con un comportamiento ejemplar por parte de los jugadores de ambos equipos.

Pero la victoria no fue totalmente agradable para los Cardenales porque desde el primer episodio perdieron a Beltrán, que inició como titular, pero se lastimó la rodilla izquierda cuando trataba de lograr un doble-play durante el primer episodio.

El equipo lo mandó a la lista de lesionados y lo tendrá en observación diariamente.

Los Cardenales sufren una gran pérdida sin la presencia de Beltrán, que tiene promedio de bateo de .400 en la fase final, con tres jonrones y seis carreras remolcadas.

Carpenter (1) jugó por él y se encargó de definir el triunfo pegando jonrón de dos carreras en el tercer episodio para sellar la victoria de los Cardenales, campeones defensores del título de Serie Mundial.

La serpentina de calidad estuvo a cargo del abridor Kyle Lohse (1-0), que se apuntó el triunfo al tener el apoyo de cuatro lanzadores, incluido el cerrador Jason Motte (2), que se apuntó el rescate.

"Me habían dicho que había posibilidades de que cerrara el juego, y debo reconocer que me sentí nervioso, pero las cosas salieron muy bien", dijo Motte, quien ganó su primer salvado de su carrera lanzados dos episodios.

Por los Gigantes, el antesalista venezolano Pablo Sandoval pegó rodado a las paradas cortas para llevar a la registradora al guardabosques puertorriqueño Ángel Pagán con la única carrera de la novena de San Francisco.

El derrotado fue el abridor Matt Cain (0-1) en seis episodios y dos tercios, permitió seis imparables, un jonrón, tres carreras, dio una base y retiró a dos por la vía del ponche.

Para Cain fue su segunda derrota en lo que va de campaña, y los Gigantes, que iniciaron la jornada con promedio de bateo de .217 en la fase final, se fueron con 0 de 7 con corredores en posición de anotar.

Los Gigantes vieron rota su racha de cinco triunfos seguidos como equipo visitante en fase final, incluidos tres este año ante los Rojos de Cincinnati, a los que eliminaron en la serie de división después de iniciarla con dos derrotas seguidas y luego completar la primera remontada de tres juegos y fuera de su campo en la historia de las Grandes Ligas.

El de los Cardenales fue el tercer juego que se retrasa por lluvia en la presente fase final, mientras que el duelo de los Tigres y Yanquis, fue pospuesto por el mismo motivo de lluvia.

El cuarto juego de la serie por el título de la Americana entre los Tigres y los Yanquis se suspendió aunque el campo del Comerica Park estaba seco, las autoridades de las Grandes Ligas decidieron suspender el cuarto juego de la serie al mejor de siete que los Tigres van ganando 3-0.

El juego que debía jugarse el miércoles se llevará a cabo el jueves a las 4:07 hora del Este, cuando el quinto juego se habría llevado a cabo si hubiera sido necesario, y los abridores se mantienen con el zurdo C.C.Sabathia por los Yanquis y Max Scherzer que lo hará para los Tigres.