La Fuerza Aérea de Brasil usó por primera vez aviones no tripulados en la vigilancia de la frontera con Bolivia, informaron hoy fuentes oficiales.

Los militares usaron dos unidades del Vehículo Aéreo No Tripulado (VANT) en una operación de entrenamiento conjunta realizada con la Policía Federal de Carreteras este miércoles en las inmediaciones de la ciudad de Cáceres (Mato Grosso), fronteriza con Bolivia.

Las imágenes tomadas por los VANT permitieron a la policía interceptar un vehículo sospechoso que intentó huir de un retén montado por el Ejército en una carretera, según un comunicado de la Fuerza Aérea.

El ejercicio se desarrolló en el marco de la "Operación Ágata VI", que ha movilizado hacia las fronteras con Perú y Bolivia a unos 7.500 soldados para reforzar las operaciones contra el narcotráfico y el contrabando.

Los VANT tienen una autonomía de vuelo de 16 horas y pueden filmar imágenes en alta resolución de día y de noche desde una altitud de 5.500 metros.

En la "Operación Agata VI" participan soldados del Ejército, la Marina y la Aviación, que cuentan con apoyo de cazabombarderos, helicópteros de combate, lanchas de patrulla y blindados.

Las tropas han sido desplazadas a todo lo largo de los 4.216 kilómetros de fronteras amazónicas con Perú y Bolivia y se calcula que permanecerán allí durante dos semanas.