Las solicitudes semanales de subsidio por desempleo en Estados Unidos subieron en 46.000 la semana pasada a una cifra ajustada por temporada de 388.000, la más elevada en cuatro meses. El aumento representa un rebote respecto de la fuerte baja de la semana anterior. El vaivén de ambas semanas se debió en gran medida a factores técnicos.

El promedio semanal de solicitudes, una medida más estable, subió ligeramente a 365.500, dijo el Departamento de Trabajo el lunes. Este es un nivel equivalente a contrataciones modestas.

La semana pasada, California reportó una fuerte baja de solicitudes, lo que redujo la cifra global a su menor nivel desde febrero del 2008. Esta semana, reportó un aumento significativo debido a que procesó solicitudes demoradas de la semana anterior.

Un portavoz del departamento dijo que las cifras ajustadas por temporada "están siendo distorsionadas... por una cuestión de coordinación de tiempo".

Las solicitudes equivalen en gran medida a despidos. Cuando declinan de manera constante por debajo de los 375.000, es un indicio de que las contrataciones son lo suficientemente numerosas para reducir la tasa de desempleo.

"Si bien sigue en problemas, el mercado laboral de Estados Unidos parece estar progresando, y deberíamos ver una mejoría modesta en las nómicas de octubre", dijo Sal Guatieri, un economista de BMO Capital Markets, en un mensaje de correo electrónico dirigido a sus clientes.

Algunos informes recientes indican que la economía se está reactivando. Las ventas minoristas subieron en septiembre a un ritmo saludable. Y la construcción de casas y departamentos creció el mes pasado al mayor ritmo en más de cuatro años.

De todos modos la economía no está creciendo lo suficiente como para generar muchas contrataciones. La tasa anualizada de crecimiento fue de apenas 1,3% en el trimestre abril-junio, en comparación con 2% en el trimestre anterior. Muchos economistas creen que el crecimiento se mantendrá en 2% o menos durante el segundo semestre.