Mario Benjamín Menéndez, gobernador militar de las Islas Malvinas durante la guerra que Argentina y el Reino Unido libraron en 1982 por la soberanía del archipiélago, se encuentra detenido bajo cargos de violación a los derechos humanos en los años 70.

Menéndez, ex general de 82 años, fue detenido el miércoles por su presunta responsabilidad en crímenes ocurridos en 1975 en "La Escuelita" de la localidad de Famaillá, en la provincia norteña de Tucumán, considerado el primer centro clandestino de detención del país y del cual estaba a cargo, dijo el jueves el Ministerio Público Fiscal.

El ex gobernador de Malvinas fue detenido en su domicilio de Buenos Aires y será trasladado por el servicio penitenciario federal a Tucumán, a unos 1.300 kilómetros al norte de la capital argentina.

En 1982, cerca del final de la última dictadura militar (1976-1983), Menéndez fue gobernador militar en las Malvinas (Falklands) durante el conflicto bélico en el que Argentina resultó derrotada. Llegó a Puerto Stanley, capital de las islas, el 7 de abril de ese año para hacerse cargo de la gobernación. El 2 de abril las fuerzas armadas argentinas habían desembarcado en el archipiélago logrando su control y desencadenando la guerra con el Reino Unido.

Junto con el ex general fueron detenidos en distintos puntos del país casi veinte imputados más, algunos de los cuales comenzaron a prestar declaración indagatoria en la causa judicial "Operativo Independencia" sobre el plan sistemático de persecución y muerte de disidentes izquierdistas que se desarrolló en Tucumán en 1975, el año previo al golpe de Estado. Esa campaña de represión militar fue llevada adelante con la aquiescencia del gobierno civil de dicho distrito.

El ex coronel José María Menéndez (primo de Mario Menéndez), también fue detenido en Tucumán y luego de prestar declaración indagatoria quedó bajo arresto domiciliario por el secuestro y las torturas perpetradas a un trabajador de la fábrica Norwinco, situada en la localidad tucumana de Bella Vista y de la que era gerente en 1975, según indicó el Ministerio Público Fiscal.

El también arrestado Walter Saborido quedó alojado en un penal de la capital tucumana. Saborido fue candidato a vicegobernador de la provincia norteña en las últimas elecciones, en representación del Partido "La Línea", que decía nuclear a personas que habían prestado servicio durante el "Operativo Independencia". Saborido es además dueño de una empresa de seguridad en la que trabajan más de 200 personas.

Una vez que los inculpados terminen de declarar ante el juez Raúl Bejas por delitos de lesa humanidad cometidos contra 270 personas, el magistrado decidirá si hay razones para procesarlos.

En las sierras de Tucumán actuaba desde 1974 la unidad guerrillera "Compañía de Monte Ramón Rosa Jiménez" del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). La mandataria María Estela Martínez de Perón (Isabelita), tercera esposa del tres veces presidente Juan Domingo Perón, ordenó combatirlo mediante el envío de efectivos de todas las fuerzas de seguridad.

Entre el 10 de febrero y el 18 de diciembre de 1975 pasaron por "La Escuelita" 1.507 detenidos. Más de treinta unidades militares, de la policía de fronteras y de la policía federal participaron en el operativo represivo en Tucumán, "primer banco de pruebas represivo" que permitió desarticular al sindicalismo azucarero organizado y al movimiento universitario y cultural, señaló el ministerio fiscal.

El "Operativo Independencia" fue comandado en primer lugar por Adel Edgardo Vilas y luego por el fallecido represor Antonio Domingo Bussi, quien en 2008 fue condenado por crímenes de lesa humanidad.