Un tribunal de alzada de Argentina aumentó hoy a diez años y nueve meses de prisión la pena impuesta al administrador de una discoteca que se incendió a finales de 2003 y en la que murieron 193 personas, informaron fuentes judiciales.

El administrador de la discoteca porteña República de Cromañón, Omar Chabán, había sido condenado a ocho años de cárcel en mayo de 2011 por un tribunal oral, pero la Cámara de Casación Penal revisó la sentencia y aumentó la pena a diez años y nueve meses de cárcel.

El tribunal de alzada también revisó la sentencia para Patricio Fontanet, líder de Callejeros, la banda de rock que tocaba en la noche del siniestro, condenado el año pasado a cinco años de prisión, pena que ahora se elevó a siete años.

En tanto, la Cámara confirmó la pena de cinco años de cárcel para el representante de la banda, Diego Argañaraz, y aumentó la condena de 4 a 6 años de prisión para el batería Eduardo Arturo Vázquez.

También aumentó la pena a cinco años de prisión a los restantes músicos de la banda, Christian Eleazar Torrejón, Juan Alberto Carbone, Maximiliano Djerfy y Elio Rodrigo Delgado, y a tres años de prisión al escenógrafo del grupo, Daniel Horacio Cardell.

Por otra parte, la pena de seis años para Raúl Alcides Villarreal, mano derecha de Chabán, fue confirmada, al igual que las condenas para tres funcionarios municipales.

Los jueces aumentaron por otra parte las condenas al policía Carlos Rubén Díaz de seis a ocho años.

Según informó el Centro de Información Judicial, todas las penas impuestas por el tribunal de alzada son de cumplimiento efectivo.

El incendio de la discoteca fue provocado porque desde el público se arrojó pirotecnia al techo del local, cuya capacidad se había excedido para el recital de Callejeros, entre otras irregularidades que desataron el desastre.

El siniestro costó el cargo al alcalde de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, quien fue destituido a finales de 2005 por "mal desempeño de sus funciones" al cabo de un juicio político al que le sometió el Legislativo de la ciudad.