Taiwán se mantiene alerta y vigilante ante la llegada de barcos militares chinos cerca de las disputadas islas Diaoyu (llamadas Senkaku en Japón), ante la posibilidad de conflicto, señaló hoy el ministro de Defensa, Kao Hua-chu, ante la prensa local.

"Estamos controlando la situación", dijo Kao, ante la prensa taiwanesa, momentos antes de comparecer ante el Comité de Defensa del Parlamento.

Taiwán ha detectado unos siete barcos de la Armada china dirigiéndose hacia las islas Diaoyu, cuya soberanía se disputan Japón, China y Taiwán, y la sesión parlamentaria se centró el debate de este asunto.

Taiwán ha reforzado la patrulla y vigilancia sobre las aguas cercanas a las islas Diaoyu, dijo Kao ante los parlamentarios.

El Ministerio de Defensa conoce bien los detalles de los movimientos de los buques chinos, manifestó Kao, ante la preocupación de que se desencadenen enfrentamientos entre China y Japón, o incluso con barcos taiwaneses.

Taiwán protestará si los barcos chinos entran en aguas territoriales taiwanesas, agregó el ministro isleño.

Las tensiones sobre las islas Diaoyu aumentaron cuando en septiembre el Gobierno japonés decidió adquirirlas de manos privadas, para reafirmar su soberanía, lo que desencadenó suertes protestas y ataques contra intereses japoneses en China, así como las iras de Taiwán.

Las islas Diaoyu/Senkaku se encuentran en el mar de China Oriental, a 150 kilómetros al noreste de Taiwán y a 200 al oeste del archipiélago japonés de Okinawa, y se sospecha que en sus aguas cercanas hay importantes yacimientos de minerales, petróleo y gas.