El primer ministro británico David Cameron ha eludido nuevas preguntas acerca de mensajes de texto que intercambió con Rebekah Brooks, la ex directora de los periódicos británicos de News Corp., que enfrenta cargos vinculados con el escándalo de espionaje telefónico.

El legislador de oposición Chris Bryant exigió el miércoles saber si algunos mensajes no fueron presentados a la investigación sobre los estándares del periodismo debido a que fuesen "demasiado obscenos".

Cameron dijo que Bryant había hecho en el pasado afirmaciones no ciertas sobre la saga. "Mientras no se disculpe, no voy a responder sus preguntas", afirmó el primer ministro.

La investigación reveló algunos mensajes de texto que involucraban a Cameron y Brooks. Otros fueron considerados irrelevantes para la investigación sobre los lazos entre la prensa y los poderosos en Gran Bretaña.