El calentamiento no es el factor del cambio climático que más influye en la extinción local de las especies, que se ven más perjudicadas por otros factores, según un estudio publicado.

El calentamiento global altera el equilibrio de la naturaleza lo que, a su vez, puede provocar la desaparición de las especies, pero no existe una relación directa entre la elevación de las temperaturas y la extinción local de seres vivos, explicó John Wiens, de la Universidad Stony Brook de Nueva York y autor principal del trabajo.

Esta es la conclusión principal de un artículo publicado hoy por la revista científica británica "Proceedings of the Royal Society B", en la que investigadores estadounidenses analizaron los resultados de 136 estudios previos que sugerían una relación directa entre cambio climático y extinción local.

Sin embargo, sólo pudieron identificar una causa en siete de ellos, y ninguno fue debido a un aumento de las temperaturas.

En cambio, estas extinciones sí que pudieron deberse a una alteración en el equilibrio entre presas y depredadores, a una disminución de especies polinizadoras, a la mayor propagación de enfermedades, a dificultades para aparearse o a otros desequilibrios de su hábitat provocados por cambios en el régimen de precipitaciones.

"Docenas de estudios han demostrado que las extinciones locales parecen estar asociadas al cambio climático. En la mayoría de los casos, la causa principal del declive en el número de ejemplares no ha sido identificada, lo que subraya lo limitado de nuestro conocimiento en este tema crucial", afirmó Wiens.

Entre las especies extinguidas en algunas regiones por estas causas derivadas del cambio climático, Wiens citó el parásito Planaria, el musmón o carnero de las Rocosas, y algunas especies de peces que habitan en los corales.

El experto apuntó que estos resultados son asimismo coherentes con otras siete investigaciones anteriores sobre especies amenazadas.