Martha Stewart y su proyecto American Made convirtieron el miércoles la estación de ferrocarril Grand Central en Manhattan en un centro con expertos en jardinería, decoración, cocina y moda.

En una sesión titulada "Los creadores de la moda estadounidense", Stewart condujo una mesa redonda con Calvin Klein, la diseñadora Tory Burch y Ralph Rucci. Stewart también fue entrevistada por el director general de las tiendas de ropa J. Crew, Millard Drexler

Stewart dijo que lo que trajo al mundo de la moda es la habilidad de confeccionar, la afinidad para diseñar y el deseo de promover el talento originario del país.

Los participantes estuvieron de acuerdo en que el éxito de la industria de la moda depende principalmente de las nuevas ideas y de los clientes que las adoptan. Ahora todo se ve muy parecido, dijo Drexler, "el mundo es un disco rayado".

Las personas dispuestas a llevar la "contraria" son las que darán el mayor impacto, agregó

"En los negocios debes ser creativo siempre", dijo Klein. "Si le das a la gente lo que quiere tu negocio crecerá".

Burch, cuya marca ha pasado de ser una idea surgida en una cocina a nivel mundial dijo que encuentra inspiración en todo: el arte, la música y los libros. Pero también tiene que seguir las tendencias y los gustos regionales. Por ejemplo, Hay una gran diferencia entre los diminutos trajes de baño brasileños y los trajes totalmente cubiertos en Oriente Medio, dijo.

La meta, según Burch, es el equilibrio.

Rucci dijo que ser una persona equilibrada lo hace una persona mejor, y que la moda no funciona en un vacío total, para mí "pintar es mi puerta secreta".

Del lado práctico, Drexler dijo que el precio es un elemento en el éxito a largo plazo. "Cuando eres niño te das cuenta que no puedes comprar todo lo que quieras. ... Calvin (Klein) y Ralph (Lauren) eran eso, pero eran más caros que lo que yo pensaba que debían costar. Sin ofenderlos, no pensaba que el buen gusto debía costar más".