Los Timberwolves de Minnesota perdieron hoy a su jugador franquicia, el ala pívot Kevin Love, que se fracturó la mano derecha durante un entrenamiento y debe permanecer dos meses en el dique seco, según los médicos.

Love, dos veces seleccionado al Partido de las Estrellas y ganador de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres, se fracturó los huesos metacarpianos tercero y cuarto de la mano con la que lanza.

La baja de Love se da a menos de 15 días del comienzo de la nueva temporada y aumenta los problemas que el 9 de marzo causó al equipo la rotura del ligamento anterior cruzado de la rodilla izquierda del base estrella, el español Ricky Rubio.

El cálculo más optimista de los doctores del equipo para la lesión de Love es que estará en el dique seco un mes y medio, pero puede extenderse a dos.

La pasada temporada Love logró medias de 26 puntos y de 13,3 rebotes que lo dejaron como el líder del equipo y uno de los mejores ala pivotes de la NBA.

Los Timberwolves confiaron en él como el jugador franquicia del futuro y en febrero extendieron su contrato por cuatro años y 60 millones de dólares.

Love es el único jugador de la selección de Estados Unidos que no ha disputado la fase final en la NBA. Su meta para la temporada 2012-13 es poner a los Timberwolves en la liguilla final hecho que no se repite desde el 2004.

Para la temporada que está por comenzar los Timberwolves se reforzaron con el alero ruso Andrei Kirilenko, el escolta Brandon Roy, el alero Dante Cunningham y el pívot Greg Stiemsma, todos de dilatada trayectoria.

Tras la lesión de Rubio en el remate de la pasada Liga, los Timberwolves perdieron casi todos sus partidos.

Love, quien en octubre del 2009 tuvo una lesión similar en la mano izquierda que le hizo perder los primeros dieciocho partidos de esa temporada, será examinado mañana en Nueva York por el cirujano especialista Andy Weiland.

Su baja obligará al entrenador Rick Adelman a dar más minutos a Derrick Williams, que el año pasado fue seleccionado con el número dos en el sorteo universitario.

Williams tuvo que bajar de peso y adaptarse más como un número tres para poder compartir minutos con Love, pero ahora tendrá que volver a cambiar los planes.