La milicia gubernamental de la ciudad de Misrata "Daraa Libia" lanzó esta tarde una ofensiva contra la localidad de Bani Walid, cuyas milicias combaten a las autoridades de Trípoli desde el pasado día 3.

Según indicaron a Efe varios testigos y milicianos de Bani Walid, los enfrentamientos entre la milicia progubernamental "Daraa Libia" y las milicias de Bani Walid se centran alrededor de una antigua sede de una compañía china, donde se encuentra una de las brigadas de la ciudad.

Según las fuentes, las fuerzas de Misrata, que avanzan por varios frentes, intentan también hacerse con el control de la localidad de Al Sadada, a 100 kilómetros al sureste de Bani Walid y bajo dominio de milicias fieles a esta localidad rebelde.

El mayor avance se está produciendo al parecer por este eje, el más desprotegido de Bani Walid, uno de los últimos bastiones del anterior régimen de Muamar al Gadafi en caer en manos de las milicias rebeldes, que se levantaron en febrero de 2011.

La milicia de Misrata ha llegado a unos siete kilómetros del centro de Bani Walid, en donde, según dijo a Efe Muhamad Al Mabruk, un habitante de la localidad, al menos hay un muerto y medio centenar de heridos, debido al continuo bombardeo al que está sometida la población.

Al Mabruk aseguró que la ciudad no tiene luz y que los obuses lanzados por la brigada "Daraa Libia" (Escudo de Libia) caen de manera indiscriminada.

El habitante de Bani Walid agregó que varias viviendas han quedado destruidas y que se pueden ver columnas de humo en distintos puntos de la ciudad.

Sin embargo, las autoridades aún no se han pronunciado sobre este nuevo ataque, ni existen cifras oficiales de víctimas.

Bani Walid se mantuvo en poder de combatientes fieles a Gadafi hasta el 17 de octubre de 2011, a pesar de que Trípoli había caído en manos rebeldes el 20 de agosto.

Desde entonces, los desencuentros tanto con las autoridades centrales como con las milicias de Misrata, unas de las que más participaron en la toma de Bani Walid, han sido continuos.

Las milicias progubernamentales acusan a los habitantes de Bani Walid de permanecer fieles al régimen anterior, mientras que desde Bani Walid se califica de revanchistas a las milicias fieles a Trípoli.

La última crisis se remonta al pasado 25 de septiembre, cuando murió el miliciano de la brigada "Deraa Libia" Omran Shaban, conocido por haber detenido a Gadafi y que falleció después de ser secuestrado por milicianos de Bani Walid, que lo mantuvieron casi dos meses retenido.

Una semana después estalló un nuevo conflicto armado entre las milicias de ambas regiones que aún continúa abierto a pesar de los distintos intentos de mediación llevados a cabo por autoridades y dirigentes locales.