La Fiscalía española rechazó hoy la suspensión del juicio por la marea negra provocada en 2002 tras el hundimiento del petrolero "Prestige", solicitada por la defensa del principal acusado, el capitán Apostolos Manguras.

La segunda jornada del juicio, que comenzó el martes en La Coruña, en el noroeste de España, se centró en la petición de suspensión presentada por la defensa de Manguras, al alegar que la armadora del petrolero, Universe Maritime, declarada responsable civil subsidiaria, no fue citada al proceso.

La defensa también reclamó ayer la "nulidad" de las actuaciones en lo que respecta al delito contra el medio ambiente que se imputa a su patrocinado.

El letrado José María Ruiz Soroa expuso ante el tribunal las que considera numerosas irregularidades del proceso, que dijo comenzaron con la entrada a bordo del "Prestige" de personal de las administraciones españolas sin la autorización judicial pertinente.

La defensa de Manguras consideró "irregular" e "ilícita" la prueba que constituyen los documentos sacados de la nave el 18 de noviembre de 2002, un día antes de su hundimiento, porque se trató de una "violación de domicilio".

Tanto la Fiscalía como la abogacía del Estado y el letrado que representa al gobierno regional de Galicia rechazaron estos argumentos, tildaron de "esperpéntico" que se considere que un buque que está a punto de hundirse es un domicilio, y defendieron la legalidad de la prueba.

La marea negra causada por el hundimiento del "Prestige" afectó principalmente a las costas gallegas, pero perjudicó también a otras zonas del litoral de España y de Francia y causó una gran movilización popular con centenares de voluntarios que ayudaron a limpiar a mano las playas y costas afectadas.