La defensa del soldado Bradley Manning, acusado de filtrar miles de documentos a WikiLeaks y que todavía no se ha declarado culpable o inocente, introdujo hoy un documento previo para iniciar los trámites de su declaración, que podría hacerse pública en diciembre.

La juez militar encargada del caso, la coronel Denise Lind, preguntó a Manning si había leído el documento que entregó su abogado civil, David Coombs, y si entendía el proceso que se iniciaba, a lo que respondió que "sí".

Manning, con apariencia tranquila y vestido con uniforme azul, también respondió afirmativamente cuando la juez le preguntó si autorizaba que se remitiera el documento a la corte.

Durante la audiencia celebrada en la base militar de Fort Meade (Maryland) no se hizo público su contenido, pero el documento podría indicar a la juez cómo quiere ser juzgado Manning, como paso previo a su declaración.

La jurisprudencia militar da la opción de proponer cómo quiere ser juzgado: bien por un juez, que tiene potestad de decidir si es culpable o inocente; por un panel de oficiales o por otro tipo de panel en el que un tercio de los designados para ese jurado sean reclutas.

De momento, el soldado no se ha pronunciado en este sentido en las audiencias anteriores, pero según indicó un jurista militar, que pidió no ser citado, es necesario hacer una serie de preparativos antes de que la defensa introduzca la declaración de culpabilidad o inocencia y éste es uno de ellos.

Manning, de 24 años, está acusado de transferir miles de documentos clasificados a la red de WikiLeaks, fundada por el australiano Julian Assange, quien se encuentra en una complicada situación asilado en la embajada de Ecuador en Londres para evitar ser extraditado a Suecia donde es requerido por un delito sexual.

Entre los 22 cargos contra Manning el más grave es el de ayudar al enemigo. Además figuran el de colaboración con el enemigo, el de robo de bienes públicos y documentos, la difusión de información relativa a la defensa y la violación del reglamento del programa de seguridad de información de las Fuerzas Armadas, por los que podría ser condenado a cadena perpetua.