El Gobierno español prevé aprobar el próximo 16 de noviembre la creación del "banco malo" al que las entidades bancarias podrán traspasar sus activos inmobiliarios tóxicos generados por el estallido de la burbuja inmobiliaria.

El organismo que comenzaría a funcionar el 19 de noviembre, según informó hoy una fuente del Ministerio de Economía, que señaló que la nueva entidad, llamada Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB), tendrá hasta 90.000 millones de euros en activos.

Para cumplir con ese calendario y conseguir que la sociedad comience a operar en diciembre, el Ministerio de Economía elevó desde hoy a consulta pública y hasta el próximo 25 de octubre el proyecto del real decreto que aprobará la creación.

La SAREB será una sociedad anónima que podrá tener como accionistas al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, a bancos, aseguradoras, fondos de inversión y de capital riesgo.

El "banco malo" asumirá bienes inmuebles de las entidades financieras con un valor superior a 100.000 euros, los créditos al sector promotor, inmobiliario y de construcción superiores a 250.000 euros por prestatario, así como participaciones de la banca en inmobiliarias.

Con todo ello y teniendo en cuenta el descuento al que se transfieran los activos al banco malo, la sociedad podría tener entre 85.000 y 90.000 millones de euros en activos.

Además, la sociedad tendrá un consejo de administración con un mínimo de 5 miembros y un máximo de 15, de los que un tercio tendrán que ser independientes.