La Comisión Europea (CE) y la entidad de la Naciones Unidas (ONU) para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer han puesto en marcha hoy un programa de ayudas para fortalecer la posición económica y la participación política de las mujeres en la región del sur del Mediterráneo.

El comisario de Ampliación y Política Europea de Vecindad, Stefan Füle, y el subsecretario general y director ejecutivo adjunto de Políticas y Programas de la ONU Mujeres, John Hendra, han suscrito un programa de ayudas para apoyar a los actores nacionales y regionales a reforzar el papel de las mujeres en el contexto de la primavera árabe.

"Tenemos que asegurar que las voces de las mujeres permanecen en el centro del proceso de transformación, para que los países del sur del Mediterráneo sigan fortaleciendo el carácter inclusivo de la transición y sigan respondiendo a las peticiones de dignidad de las mujeres árabes", aseguró Füle en un comunicado.

Asimismo, el comisario destacó que las mujeres de Túnez y Libia han estado en la vanguardia de sus revoluciones, y añadió que todas ellas tienen un papel "fundamental" en la conformación de la evolución de sus sociedades.

Por su parte, Hendra también subrayó el "importante papel" que desempeñan las voces de las mujeres en un momento de transformación y de cambio, y señaló que este programa es "un paso crítico hacia la promoción de los derechos de las mujeres contra los acontecimientos políticos, sociales y económicos que tienen lugar en la región".

En concreto, el programa nace con el objetivo de asegurar la participación activa de las mujeres en la toma de decisiones, garantizar su autonomía económica, y promocionar un mejor conocimiento de los derechos políticos y económicos.

El proyecto cuenta con una financiación de 7 millones de euros del Instrumento Europeo de Vecindad y Asociación (IEVA), a lo que se suman otros 1,2 millones de euros procedentes del presupuesto central de ONU Mujeres.

Este acuerdo es uno de los muchos proyectos que ya ha puesto en marcha la CE y ONU Mujeres para promover la paz, la seguridad, las políticas de género, y la participación ciudadana en África, Asia, el Pacífico y en el sur del Cáucaso.