Las autoridades checas han desmantelado un almacén ilegal de bebidas alcohólicas en el este del país y se han incautado de unos 3.300 litros de alcohol adulterado y altamente tóxico, capaz de matar a miles de personas.

Así lo informó hoy a Efe un portavoz de la Inspección Agrícola y Alimentaria Estatal de la República Checa (SZPI), Pavel Kopriva, quien precisó que, según los análisis químicos, el producto "Originál Tuzemák" (Ron checo) contenía un 50 % de alcohol metílico.

Los agentes encontraron 7.600 botellas de ese ron adulterado en un depósito ilegal situado cerca de la ciudad Zlin y detuvieron a dos personas.

Kopriva no descartó que algunos de los productos de ese almacén se hayan puesto ya a la venta.

Esta incautación se produce tras el escándalo de este verano en la República Checa por el consumo de bebidas alcohólicas adulteradas, que hasta ahora han causado la muerte por intoxicación a 28 personas.

El pasado 27 de septiembre entró en vigor la revocación parcial de la "ley seca" que se dictó por esa situación y por la que se prohibió durante unas semanas la venta de bebidas alcohólicas de más 20 grados.

Desde entonces pueden venderse y servirse a clientes finales sólo bebidas embotelladas antes del 1 de enero de 2012, las posteriores a esta fecha deberán tener nuevos sellos fiscales y un certificado de garantía.