Delegados del gobierno del presidente Juan Manuel Santos y de la guerrilla de las FARC, tras arribar el miércoles a Oslo, tienen previsto un primer encuentro oficial cara a cara al inicio de las primeras negociaciones de paz en más de una década y que han estado inmersas en el hermetismo.

Las partes dijeron la víspera en un comunicado que se reunirían este 17 de octubre en Oslo y al día siguiente ofrecerán una conferencia de prensa.

La vocera de la cancillería noruega, Veslemoey Lothe Salvesen, confirmó a la AP que los primeros negociadores que participarán en el diálogo llegaron el miércoles a Noruega y el resto lo hará durante el día. No dio detalles.

Posteriormente un funcionario colombiano confirmó el arribo de los negociadores oficiales del gobierno Santos. Tras salir del aeropuerto se dirigían al sitio reservado para su primera cita con los rebeldes, agregó el funcionario que habló a condición de no ser identificado por carecer de autoridad para hablar públicamente de los diálogos porque sólo lo hacen los delegados o el mandatario.

De momento se desconoce hora exacta y el sitio de este su primer encuentro. Ambas delegaciones partieron el martes por separado desde Bogotá y Cuba.

La cancillería de Noruega, anfitriona de las conversaciones, ha dicho en distintos comunicados que la conferencia de prensa del día 18 será en una localidad a las afueras de Oslo.

También ha aclarado que el hotel Hurdal, a más 75 kilómetros de distancia del centro de Oslo, y donde tendrá lugar el encuentro con los reporteros, no es el mismo sitio en que se reúnan las partes, cuya ubicación permanece en secreto.

El gobierno de Santos y de la guerrilla han dicho que el proceso requiere de discreción para evitar malos entendidos e incluso el presidente ha asegurado que buscan evitar "circos mediáticos" alrededor de las negociaciones.

"No quiero crear falsas expectativas", dijo antes de partir de Bogotá el martes por la tarde el ex vicepresidente Humberto de la Calle, jefe y quinto miembro de la delegación oficial negociadora. Pero "con optimismo moderado... esperamos traer buenas noticias para Colombia", agregó el negociador en una breve declaración ante reporteros en el aeropuerto de Bogotá.

De la Calle dijo que la agenda de Oslo incluye la realización de la reunión a puerta cerrada, en la cual se trabajará en los temas logísticos y en la preparación del encuentro del día 18 de octubre y de las reuniones que seguirán en La Habana, según una nota oficial de la Presidencia colombiana en su página de internet, pero sin ofrecer detalles.

Junto a de la Calle la delegación oficial la integran el general en retiro del ejército Jorge Mora; el líder gremial Luis Carlos Echeverry; el alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo; el ex ministro del Medio Ambiente y ex comisionado de Paz, Frank Pearl, así como el general en retiro y ex director de la Policía Nacional, Oscar Naranjo.

Por parte de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), surgidas en 1964 y que cuentan actualmente con unos 9.000 miembros, los negociadores son Iván Márquez, uno de los seis miembros del "secretariado" o máxima jefatura rebelde.

Además de Márquez, un veterano negociador que ya hizo parte del equipo rebelde en pasados intentos de poner fin al conflicto armado colombiano, están Ricardo Téllez, de la comisión de asuntos internacionales de la guerrilla, Andrés Paris y Marco León Calarcá.

Los rebeldes también han incluido en su equipo a uno de sus miembros que está preso en Estados Unidos, Ricardo Palmera o alias Simón Trinidad, capturado en el 2004 en Ecuador y más tarde extraditado a Estados Unidos donde fue condenado por el secuestro en 2003 de tres ciudadanos estadounidenses que finalmente fueron rescatados, junto a otros 12 rehenes, en un operativo del ejército colombiano en julio de 2008.

El subsecretario estadounidense para el control del narcotráfico internacional, William Brownfield, dijo la víspera en Washington que hasta el momento su gobierno no ha recibido un pedido oficial colombiano para facilitar una posible participación de Palmera en los diálogos mediante videoconferencia, por ejemplo.

Los rebeldes también han dicho que de su equipo de colaboradores hará parte la ciudadana holandesa Tanja Nijmeijer, alias "Alexandra", quien se unió a las FARC en 2003,

Sin embargo, no es previsible la participación de Nijmeijer en la ronda de diálogos en Oslo, sino en una segunda que se prevé para dentro de dos semanas en Cuba.

Las partes llegaron hasta esta negociación de Oslo tras casi dos años se contactos secretos y seis meses de reuniones reservadas en La Habana que redundaron en agosto en un acuerdo: sentarse a negociar con una agenda de cinco puntos y sin que se detengan las hostilidades en Colombia o se declare un cese del fuego en medio de los diálogos.

Los temas de la agenda son el desarrollo integral agrario y tierras, la participación política, el fin del conflicto, el narcotráfico y las víctimas del conflicto.

Por vasta y ambiciosa que luzca la agenda, tanto los voceros del gobierno como de las FARC han dicho estar dispuestos a no pararse de la mesa hasta lograr avances.

Para acabar con el conflicto colombiano —que en general y en los últimos años se escenifica en regiones de la provincia colombiana y en choques con la tropa y algunos ataques insurgentes contra la infraestructura energética colombiana— por lo menos tres gobiernos han intentado diálogos de paz con la guerrilla y todos han naufragado entre acusaciones mutuas de incumplimientos o ataques armados.

El más reciente y frustrado proceso fue de 1999 al 2002 durante el gobierno del presidente Andrés Pastrana.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino