Los militares israelíes calcularon minuciosamente el número de calorías que los residentes de Gaza necesitaban consumir para evitar la desnutrición durante un estricto bloqueo impuesto sobre el territorio palestino entre 2007 y mediados de 2010, según un documento que el ministerio de defensa entregó en base a una orden judicial y que fue difundido el miércoles.

Los militares insisten en que nunca usaron las normas del 2008 para restringir el ingreso de alimentos a Gaza. Pero los críticos lo ponen en duda, diciendo que los cálculos parecen haber guiado los límites a las importaciones de alimentos en ese entonces. Afirman que el documento suministra pruebas de que Israel usó los alimentos como arma para imponer presión sobre Hamas, el grupo extremista que capturó Gaza por la fuerza a mediados de 2007.

El bloqueo fue impuesto poco después que Hamas se apoderó de Gaza. Israel declaró Gaza "territorio hostil" en septiembre de 2007, y en procura de debilitar a los milicianos impuso "severas restricciones" a los civiles que incluyeron limitaciones de alimentos.

Israel sostuvo que el bloqueo era necesario para debilitar a Hamas, pero los críticos acusaron al gobierno de afectar al millón y medio de habitantes de Gaza en su esfuerzo por concretar ese fin. De todos modos, Hamas sigue en firme control del territorio.

El vocero militar israelí, mayor Guy Inbar, dijo que la fórmula matemática fue diseñada como salvaguardia para identificar las necesidades alimenticias y evitar una crisis humanitaria en Gaza.

El grupo israelí Gisha, que libró una prolongada batalla legal para que se hiciera público el documento, sostuvo que Israel calculó las necesidades calóricas para la población de Gaza a fin de restringir la cantidad de bienes y productos básicos cuyo ingreso permitió durante el bloqueo de tres años.

En su cálculo, Israel aplicó el requisito promedio diario de 2.279 calorías por persona, según las pautas de la Organización Mundial de la Salud.

"El objetivo oficial de la política era librar una 'guerra económica' que paralizara la economía de Gaza y, según el ministerio de defensa, creara presión sobre el gobierno de Hamas", dijo Gisha.