El gobierno británico escribió una carta al presidente de la UEFA, Michel Platini, para exigir "sanciones severas" contra Serbia, luego de los insultos racistas dirigidos a los jugadores negros de la selección inglesa durante un partido de la categoría de menores de 21 años.

El martes, durante el encuentro en Krusevac, Serbia, varios aficionados hicieron sonidos semejantes a los que emiten los monos. Inglaterra se impuso por 1-0.

Hugh Robertson, ministro británico del deporte, dijo que "las escenas observadas al final del partido de la noche anterior fueron una desgracia".

"Le he escrito al presidente de la UEFA, Michel Platini, como una muestra de apoyo a la FA (la Asociación del Fútbol inglés), para instarlo a que investigue de inmediato", añadió Robertson.

En un comunicado, Robertson dijo que "el racismo, en cualquiera de sus formas, es inaceptable y debe ser erradicado. Esperaríamos sanciones severas de la UEFA contra cualquiera hallado culpable de abusos racistas".