El número de alumnos universitarios en Brasil alcanzó los 6.739.689 el año pasado, lo que significa un crecimiento del 5,6 % con respecto a 2010, según el Censo de la Educación Superior de 2011, divulgado por el Gobierno.

Los centros públicos fueron los que más nuevas matrículas recibieron, con un aumento del 10% frente al 4,8% de los privados, según los datos del censo que recogen hoy medios locales.

El porcentaje de jóvenes brasileños de 18 a 24 años que realizaban una carrera universitaria en 2011 fue de un 14,6 %.

Según el censo, las instituciones privadas concentraban el año pasado el 73 % de las matrículas, es decir unos 4,96 millones de alumnos.

Por primera vez, las universidad públicas pasaron la marca de un millón de alumnos matriculados, según el ministro de Educación, Aloizio Mercadante, que achacó el resultado a la expansión iniciada por el gobierno del hoy expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Mercadante señaló este martes que Brasil necesita "muchos más jóvenes universitarios" que los que hay ahora.

"Ese es el primer desafío: ampliar el acceso. Pobres, negros, mulatos y regiones menos desarrolladas necesitan tener más presencia. Y todo debe ser hecho con calidad", dijo.

Según el ministro, la presencia de jóvenes negros y mulatos aumentó en los últimos 14 años, ya que en 1997 apenas un 1,8 % de la población negra de 18 a 24 años de edad estaba cursando o ya se había formado en la universidad, mientras que el año pasado la cantidad llegó al 8,8 %.

El ministro dijo que las políticas de inclusión son "indispensables" para el país y defendió la ley de cuotas raciales que entró en vigor el lunes pasado y que obliga a las universidades federales a ofrecer la mitad de sus cupos a alumnos negros, indios o procedentes de escuelas públicas.