El Ejército libanés lanzó hoy un nuevo plan de seguridad en el valle oriental de la Bekaa, fronterizo con Siria, adonde ha enviado refuerzos para atajar la caótica situación que reina en esa región, informó la Agencia de Noticias Nacional (ANN).

El despliegue de los refuerzos empezó a las 03.00 hora local (24.00 hora GMT) en cruces de caminos y carreteras que unen las localidades de la zona.

Los efectivos militares establecieron también controles en las entradas y salidas de la localidad de Brital y en la carretera que la une con la población de Hortahlase, además de desplegarse en el barrio Al Chaawna en Baalbek, donde efectuaron registros en ese distrito y en el de Dar al Wasia.

El lunes, el presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, subrayó la importancia del despliegue del ejército en la Bekaa para poner fin a la inseguridad que impera en esa zona, donde ha aumentado la delincuencia, los robos y los secuestros.

Las fuerzas armadas libanesas igualmente han lanzado una campaña contra los delincuentes en los suburbios del sur de Beirut y en otras áreas en un intento de frenar la ola de secuestros de empresarios y numerosos robos bancarios.

La situación de seguridad en el Líbano se ha deteriorado en los últimos meses, en los que ha habido secuestros, ataques de las fuerzas sirias al otro lado de la frontera y enfrentamientos armados entre detractores y seguidores del presidente sirio, Bachar al Asad, en Trípoli (norte) y en Beirut.