Una diputada opositora ha denunciado a la presidenta argentina, Cristina Fernández, ante la Oficina Anticorrupción tras intentar, infructuosamente, que la mandataria detallara los regalos que ha recibido durante su mandato en su calidad de jefa de Estado.

"Yo no estoy juzgando nada, solamente quiero saber qué regalos recibió el Estado argentino a través de la presidenta y qué se hizo con ellos", explicó la diputada conservadora Laura Alonso en la edición digital del diario Clarín.

"El último pedido de informes lo presenté el 11 de agosto en mesa de entrada de la Presidencia de la Nación. La primera prórroga venció el 27 de agosto y la segunda el 10 de septiembre", agregó Alonso.

Cansada del silencio de la Casa Rosada, la legisladora denunció a la presidenta ante la Oficina Anticorrupción (OA) por incumplimiento de la ley de Ética Pública que garantiza el acceso a la información pública, aunque la respuesta podría demorar hasta un año.

Según Clarín, desde que estrenó su mandato, en 2007, la presidenta argentina ha recibido muchos y muy variados regalos, desde una computadora portátil hasta una esmeralda valorada en miles de dólares.

La ley de Ética Pública argentina establece que los funcionarios "no podrán recibir regalos, obsequios o donaciones, sean de cosas, servicios o bienes, con motivo o en ocasión del desempeño de sus funciones".

"En el caso de que los obsequios sean de cortesía o de costumbre diplomática, la autoridad de aplicación reglamentará su registración y, en qué casos y cómo, deberán ser incorporados al patrimonio del Estado, para ser destinados a fines de salud, acción social y educación o al patrimonio histórico-cultural si correspondiere", concluye.