La historia quiere repetirse y Colombia quiere volverla a vivir, porque la ilusión, los resultados y el presente de los jugadores así lo indica, y porque la seriedad y el trabajo del técnico argentino José Pekerman hacen ver muy cerca la clasificación a Brasil 2014.

Entonces los recuerdos reviven en los colombianos, que después de Chile 1962 tuvieron que acostumbrarse a seguir a otra selección, en su mayoría a Brasil, por su 'juego bonito', hasta que en 1989 Colombia regresó a un mundial después de 28 años de ausencia.

En la llamada repesca frente a Israel los colombianos ganaron 1-0 en Barranquilla con gol de Albeiro Usuriaga, y empataron sin goles en Tel Aviv, el 30 de octubre de 1989, para el delirio de una afición que ya había olvidado, o ni siquiera había vivido la clasificación a un mundial, y ahora tenían de frente a Italia 1990.

Los protagonistas del regreso a la máxima cita mundialista fueron entonces el técnico Fracisco Maturana y jugadores como Carlos 'el Pibe' Valderrama, René Higuita, Andrés Escobar y Freddy Rincón, entre otros.

Aunque la emoción llegó solo hasta los octavos de final del certamen mundialista, cuando Camerún se encargó de eliminar a los dirigidos por Maturana, la ilusión de seguir formando parte de los mundiales continuó tras ir a Estados Unidos 1994, una vez mas de la mano de Francisco Maturana, y a Francia 1998 con Hernán Darío 'Bolillo' Gómez.

A partir de allí, Colombia volvió a entrar en un bache futbolístico que no le permitió estar en los tres mundiales siguientes, Japón-Corea 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010.

Una vez más la afición volvió a aferrarse a otras selecciones, mientras la Federación Colombiana de Fútbol parecía seguir dando tumbos con el nombramiento de técnicos.

Y fue solo hasta enero de 2012 cuando decide contratar a un seleccionador extranjero, el argentino José Pekerman, conocido en Colombia por haber sido jugador con el Independiente Medellín en 1975.

Un especialista en selecciones juveniles de su país, tras haber salido campeón en tres mundiales de la categoría, Catar 1995, Malasia 1997 y Argentina 2001.

Pero además llegó a cuartos de final con la selección mayor de Argentina en Alemania 2006.

Con esta hoja de vida, y un perfil más bien bajo, Pekerman aceptó el reto de dirigir una selección que no venía bien en la eliminatoria al Mundial de Brasil 2014, y en la que no había contado con suerte Leonel Álvarez, quien a su vez había reemplazado a Hernán Darío 'Bolillo' Gómez.

Hoy, aunque la meta aún no está cumplida, pues solo se han jugado ocho partidos, los 16 puntos conseguidos hasta el momento por el seleccionado colombiano dan la confianza para pensar en que el camino seguirá siendo propicio para formar parte de las 32 selecciones que estarán en territorio brasileño.

Y es que los 12 puntos alcanzados por Pekerman no han sido casualidad, tras haber vencido a Perú (0-1), Uruguay (4-0), Chile (1-3) y Paraguay (2-0), y en total, disputados ocho partidos, se han marcado 14 goles, cinco de ellos de Falcao García, y se han recibido seis en contra. Con el argentino tan solo se ha perdido un partido ante Ecuador en Quito, por 1-0.

"Estamos felices pero también tomamos esto con tranquilidad porque no se ha cumplido el objetivo, hay que esperar un 2013 muy difícil donde todos los equipos lucharán para seguir con 'chance' de clasificarse", ha señalado Pekerman quien siempre parece tener los pies sobre la tierra.

Sin embargo, la ilusión entre los aficionados está en su máxima expresión, y mucho más cuando han podido observar el gran nivel de un grupo de jugadores entre los que sobresalen Falcao García del Atlético de Madrid y James Rodríguez del Oporto de Portugal.

A esta altura de las eliminatorias para Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, Colombia aparecía en la séptima casilla de la clasificación, mientras que hacia Japón-Corea, era cuarta, lo que afianza aún más la esperanza de la afición que espera volver a revivir con José Pekerman, lo que vivió con la clasificación a Italia'90.