El enviado internacional para Siria pidió el miércoles al régimen del presidente Bashar Assad tomar la iniciativa para un alto al fuego en un importante día musulmán que se conmemora este mes, un paso tendiente a poner fin a una crisis que podría consumir a la región entera.

Lajdar Brahimi dijo a los reporteros en Beirut que si el gobierno inicia la tregua, todos con los que ha hablado del lado rebelde han dicho que también la cumplirán.

La tregua que Brahimi busca para que rebeldes y gobierno dejen de pelear para el Eid al-Adha (la fiesta musulmana del sacrificio) que comenzará el 26 de octubre demuestra los pocos avances que la diplomacia internacional ha logrado para acabar con 19 meses de mortal violencia en Siria.

A diferencia de su antecesor Kofi Annan, Brahimi ha dicho que no hay grandes planes para resolver la crisis; sin embargo, ha presentado el cese al fuego como un paso "microscópico" que podría aliviar temporalmente a Siria y ser la base para una tregua más prolongada.

"Los sirios están enterrando a cientos de personas cada día; por eso, si pueden sepultar a menos durante estos días santos, podría ser el comienzo para que Siria regrese de la peligrosa situación en la que se ha metido", manifestó.

A la fecha han fracaso todos los intentos internacionales para poner fin a la guerra civil en Siria. Los rebeldes y las fuerzas del gobierno han hecho caso omiso de anteriores treguas y el amplio número de unidades rebeldes que luchan para derrocar a Assad carece de un mando común.

Incluso antes de que Brahimi hablara, el gobierno rechazó el plan al decir que los rebeldes carecen de un mando unificado con el cual concertar una tregua.

El periódico estatal Al-Twhara, órgano del gobierno sirio, indicó que el mayor obstáculo para una tregua es la ausencia de una autoridad que firme el compromiso por los rebeldes.

"Ahí está en un bando el Estado, al que representan el gobierno y el ejército, pero ¿quién representa al otro bando?", preguntó el diario en un editorial.

Como parte de una gira regional, Brahimi, el enviado para Siria de la ONU y la Liga Arabe, llegó el miércoles a Beirut para examinar con las autoridades libaneses medidas tendentes a resolver la crisis.

Según activistas, más de 33.000 personas han perdido la vida en los 19 meses que ha durado la violencia en Siria.

____

El periodista de The Associated Press Albert Aji colaboró desde Damasco.